Puede ser el frío o las ganas de comer algo rico, pero lo cierto es que, en invierno, buscamos las mil justificaciones para endulzarnos los días, aunque no necesitemos esas calorías de más. Pero qué importa, darse gustos caseros es siempre beneficioso al ánimo, por eso, te dejamos a continuación tres recetas fáciles de preparaciones típicas chilenas para hacer sin culpa y disfrutar.

Picarones

1 taza de harina, 1 pedazo de zapallo ( más menos una taza), 1 taza de leche, 1 cucharadita de polvos de hornear. Aceite para freír. Azúcar flor para espolvorear.

Se junta la harina con la leche y el zapallo cocido, cuando está bien unido (si quedara muy húmedo echar más harina), se agrega el polvo de hornear y algunas gotas de limón (o 1/2 cucharadita de cremor tártaro). Armar las argollas y freír en una sartén con aceite bien caliente (la idea es que se frían no que absorban el aceite). Espolvorear.

Calzones rotos

3 tazas de harina, 1/2 taza de azúcar flor,1 1/2 cucharadita de polvos de hornear, 8 cucharadas de mantequilla blanda,1 huevo, 2 yemas, 1 cucharada de pisco, ralladura de un limón o naranja,pizca de sal, agua tibia (unas 5 cucharadas app.), aceite para freír.

Mezclar bien los ingredientes secos y luego incorporar los húmedos para formar una masa firme y compacta. En un mesón con harina extender la masa dejándola de unos 4 mm y cortar rectángulos de 10 cnn de largo y 3 de ancho aprox. Hacerles un corte a lo largo en el centro y pasar una punta para darle la tradicional forma. Luego freír en aceite bien caliente por lado y lado hasta que estén dorados, espolvorear con azúcar flor.

Sopaipillas Pasadas

1 taza de puré de zapallo (hervir el trozo de zapallo solo con agua, escurrir y procesar), 2 tazas de harina multiuso, 2 cucharaditas de polvos de hornear, 1 cucharadita de sal, 3 cucharadas de mantequilla, 1 paquete de chancaca para pasarlas.

Mezclar bien los ingredientes secos y luego agregar la mantequilla derretida y el puré de zapallo. Amasar hasta lograr una masa suave pero consistente. Luego, extender la masa de medio centímetro y cortar los círculos con un molde (puedes usar un vaso). Freír en aceite caliente.

SI quieres «pasarlas» corta la chancaca y ponla a hervir en dos tasas de agua aproximadamente, agrega canela y cáscara de naranja (clavo de olor también puede ser), y deja que se transforme en una salsa. Pon en un plato de postre las sopaipillas y báñalas generosamente con la chancaca.