Ok, todos sabemos que hace bien para muchas cosas, pero hay aspectos implícitos en las actividades deportivas que a veces no consideramos y que también son positivos, más allá de los efectos directos en tu físico. Si estás dudando si inscribirte este año en algún gym o de practicar o aprender algún deporte, puede que estos puntos te ayuden a decidirte.

1- Mejora tu salud mental. La química hace lo suyo cuando por actividad física liberamos endorfinas y entonces, nuestro ánimo y sensación de bienestar aumenta. Si este año quieres mantener alejada la ansiedad, evitar una depresión y experimentar un escape mental, hacer deporte es una práctica que jugará de aliado en tu objetivo.

2- Mejora tus habilidades blandas. La capacidad para llegar a acuerdos y discutir sanamente es una cualidad que puedes desarrollar si practicas un deporte, sobre todo si es uno que implica más personas. Unirte a una liga, o hacerte parte de un club para practicar o aprender la actividad que quisieras, te llevará a estar en contacto con personas con tu mismo interés y a sociabilizar en torno a éste sanamente. Ya sea dentro de la cancha de juego o fuera de ella, te verás beneficiado por la interacción en el ambiente.

3- Una buena herramienta de adaptación. ¿Cambiaste de ciudad? muchos lo hicieron debido al Covid. Si este es tu caso, considera que las actividades deportivas pueden ser practicadas en lugares abiertos, por lo que junto con mantenerte en forma sanamente, podrás interiorizarte en tu nuevo entorno y conocer a tus vecinos sin peligro alguno.

4- Eleva tu autoestima. Hacer deporte tiene implícito un objetivo que puede ser: perfeccionamiento de la técnica, salud, apariencia física, aprender algo nuevo o, simplemente, recreación. Sea cual sea tu propósito, establecer el plan y experimentar el proceso para alcanzarlo te dará una constante sensación de logro que elevará tu autoestima. Recuerda que también es necesario cuidar tu cuota de sano amor propio.

5- Mejora tu vida sexual. Los efectos anímicos ya descritos afectan positivamente en tu libido, así como también hay que considerar que la actividad física recurrente ayuda a regular la insulina y a mejorar otros trastornos metabólicos que podrían estar alterando tu bienestar sexual. A esto debemos sumar los beneficio de fortalecer la musculatura y mejorar la circulación sanguínea.