A veces sentimos que no tenemos las energías para cumplir nuestros propósitos, o simplemente, ocurre que perdemos de vista el foco y perdemos la motivación. Aquí te dejamos 5 fáciles tips para practicar al despertar (antes de revisar tu correo o teléfono), que te permitirán sincronizar tu energía de forma consciente con la parte más emocional de tu cerebro y tu motivación.

1- Apenas despiertes, siéntate en tu cama o en una silla, con tu espalda erguida en una posición cómoda. Cierra tus ojos, respira y toma cosciencia de tu cuerpo.

2- Respira hondo tres veces. Inspira por la nariz y bota el aire por la boca. Luego deja que la respiración tome su propio ritmo dejando que el aire entre y salga de tu pecho, sintiendo como éste y tu vientre se levantan y bajan con cada inhalación.

3. Ahora pregúntate «¿Cuál es mi intención para hoy?». (Qué estado de ánimo quiero lograr, cómo puedo causar impacto positivo en las reuniones, etc. Lo que venga a tu mente como prioridad.)

4- Fija tu intención. Lo que sea que respondiste a la pregunta anterior, fíjalo en tu mente elaborándolo en una frase correcta y simple, por ejemplo: «Hoy, seré amable conmigo; estaré en calma; seré paciente con las personas; perseveraré; me alimentaré bien, o lo que sea que sientas es importante, dilo en una frase fácil y recordable.

5- Empieza tu mañana viviendo esa intención y date algunas pausas durante el día para tomar un respiro y revisar. Verás cómo el traer de vuelta tu frase mejorará la calidad de la comunicación y ánimo al relacionarte con otros, más allá del contexto en que te encuentres.