Llegó la primavera y es un agrado poder llevarla dentro de nuestros hogares con su verdor y nueva energía. Eso si, hay algunos alérgicos que no les parecerá buena idea, por eso, queremos proponer algunas plantas de interior que junto con aportar vida a tu hogar, no te darán problemas de estornudos y mucho mejor, ni siquiera mayor complicación para cultivarlas. ¿Qué mejor? A continuación, una lista con las que pueden ser tus mejores amigas esta temporada.

1- Kalanchoe : Es una planta pequeña que le gusta el clima templado, que le llegue el sol y no necesita mucho riego, de hecho, resiste bien la sequía aunque claro, no es la idea que la dejes secar. Hay en varios colores y florece como pequeños botoncitos agrupados, es decorativa e ideal para maceteros sobre mesas o esos rincones que necesitan un toque de vida.

2- Espatifilo: También conocida como «cuna de moisés», es una planta decorativa, de tamaño pequeño a mediano si la dejas crecer y muy fácil de mantener puertas adentro. No le gusta el sol directo, pero sí los espacios iluminados, así da una preciosa flor blanca. tampoco necesita demasiada agua ya que en verano la puedes regar dos veces por semana y listo. Ideal para maceteros o jardineras donde no les llega el sol.

3-Crasas o suculentas: Proveniente de la gran familia de las suculentas, las crasas son aquellas de la familia que guardan el agua en las hojas y no en el tallo (como lo hacen sus parientes los cactus). Hay una variedad infinita en formas, tamaños y colores por lo que son un recurso fácil para hacerte de un pequeño jardín decorativo en casi cualquier parte ya que no son melindrosas, solo requieren de que el sol no les llegue directo (las puede quemar) y nunca demasiada agua. Se dan en suelos pobres (arena y rocas y poca materia orgánica) por lo que permiten tenerlas en distintos formatos creativos en el interior. En primavera aprovecha de reproducirlas ya que el esqueje encontrará el clima ideal.

4-Bromelias: Tienen una flor muy peculiar y decorativa. Hay variedades que prefieren más la humedad (las con hojas más delgadas) y las que prefieren un ambiente más seco (las con hojas más gruesas). Sea cual sea la que prefieras, a ninguna le gusta el sol directo pero como todas las plantas de interior, sí les gusta la luz, ideal ponerlas cerca de ventanales o en espacios luminosos para que florezcan. Mantener su tierra algo húmeda, regándola una vez por semana es suficiente.

5- Sansevieria o «Lenguas de suegra»: Es común encontrarlas en jardines antiguos y descuidados porque no necesitan casi nada de nada, son tremendamente agradecidas con lo que se les de. Prefieren la luz para crecer con más vigor, pero en la sombra también se dan perfectas. Con esta capacidad casi de inmortalidad, son una planta que brinda el verde necesario de forma garantizada. Ponla en maceteros lineales o redondos en el lugar que quieras… no te hagas problemas.

6- Violeta africana: Flor todo el año si le llega suficiente luz. El riego es simple aunque no directo, mejor si mantienes su humedad mojando el platillo de vez en cuando. Esta variedad es una linda opción para dar un poco de color.

7- Helechos: Hay un montón de variedades, pero en general todas siguen el mismo patrón, les gusta la humedad y la luz no directa. Los puedes poner en altura, colgantes o en rincones, sólo debes preocuparte de que el agua pueda ser drenada y no se estanque ya que eso podrirá las raíces. Corta sin miedo las ramas que estén feas desde algunos centímetros de la base y pronto rebrotarán las hojas.