Las manos son tan importantes como la cara y el resto del cuerpo, pero muchas veces, nos olvidamos de ellas, siendo que necesitan los mismos cuidados de protección.

La piel de la manos es muy delgada, específicamente el dorso. Esto permite que tengan mayor elasticidad, pero también esta contextura las hace más susceptible a dañarse, además de estar siempre expuestas al sol, frío y los contaminantes.

En Stampa Magazine conversamos con el cirujano plástico y reconstructivo, Sergio Valenzuela, quién nos contó que muchas pacientes llegan consultando por el envejecimiento de sus manos, lo que se traduce en: arrugas, alteraciones en la piel, decoloraciones, manchas y/o adelgazamiento. “Esta última es la pérdida de volumen y grasa, lo que se evidencia cuando sobresalen los tendones y huesos, como también la pérdida de las partes blandas y relieves”.

Las mujeres y hombres debiesen saber que si las manos no son bien cuidadas, sobre todo cuando están más expuestas al frío y la contaminación, podrían envejecer antes que el resto del cuerpo. “Por eso les aconsejo que deben mantenerlas hidratadas, no olvidar protegerlas con factor solar todo el tiempo y además es necesario usar guantes cuando manipulen detergentes u otras sustancias químicas”, indicó el especialista.

Valenzuela nos explicó que existen varias alternativas para mejorar el desgaste de las manos, tales como: los peeling (químico o mecánico), que se utilizan cuando la piel está envejecida en la parte más superficial producto de factores climáticos u otros, siendo un buen procedimiento para eliminar las células muertas y las manchas de la superficie.

Otra opción puede ser el láser Co2 fraccionado, que es una reestructuración cutánea en la que se eliminan las capas más externas, retirando las zonas afectadas por envejecimiento: daño solar, acné e incluso manchas solares. Penetra en la dermis más profunda, provocando heridas microscópicas, éstas están dotadas de células con un gran poder de regeneración y cicatrización. Además, la energía se remodela y se activa el colágeno, el cual actúa como un potente tensor de la piel al rejuvenecer su aspecto.

También existe el Láser IPL, que permite tratar las manchas más profundas al alcanzar las células que contienen el pigmento para destruirlas. Éste, también puede ser de gran ayuda para las lesiones vasculares  (manchas rojas)  ya que la luz actúa sobre el hierro, destruyendo los glóbulos rojos y eliminando estas alteraciones.

“Si lo que buscas es mejorar el volumen de las manos, se puede inyectar grasa propia, con todos los beneficios que tiene un tejido del mismo cuerpo, que además contiene células madres, factores de crecimiento y estimulantes de colágeno, permitiendo que la piel se regenere de mejor forma”, aclara Valenzuela. También, se puede optar por el ácido hialurónico, que rellena los surcos, los espacios intravenosos del dorso, para recuperar el volumen perdido.

Como ves, es muy necesario preocuparse de las manos en esta época y si ya tienes rastros de temporadas pasadas, hoy existen tratamientos para rejuvenecerlas y darles un aspecto más saludable.