Desde portadas de revistas internacionales hasta videos instructivos de influencers lo muestran como la tendencia del momento, y es que es sabido que las modas vuelven! Así es, el Tie Dye ha regresado para robarse el protagonismo.

Ya sea que el encierro te lleve a querer hacer manualidades o porque quieras darle un toque de actualidad a tu clóset, recurrir a esta técnica te va a entretener: es fácil, de bajo coso y requiere de materiales sencillos, la diferencia la hará tu creatvidad.

A continuación los pasos para conseguir un Tie Dye hecho por ti misma, según las recomendaciones de la multitask Isabella Morel quien lleva en su cuerpo, no solo el amor por los tatuajes, sino varios cursos y talleres sobre la materia.

Materiales: cualquier tinte para ropa, pero la anilina es la más indicada para un efecto permanente. Una prenda de algodón de tu elección, un recipiente donde puedas hervir agua (como una olla grande O varias según los colores) y una taza de sal.

1- Lo primero es hervir el agua y echarle la sal, luego la anilina.

2- Amarrar la prenda de manera de hacer patrones. Puedes lograr distintas formas según el nudo, de hecho, puedes usar utensilios para distintos efectos, como por ejemplo, un tenedor enrollado en la tela (como atrapando tallarines) luego amarrado firmemente, dará la forma de un caracol. Si amarras porotos, el resultado serán círculos blancos, etc. También puedes doblarla y poner palitos de helado para sujetar su forma plana y hacer presión, el efecto de esto serán líneas más geométricas.

3- Poner la prenda anudada dentro del agua hirviendo y dejarla al menos 10 minutos. Si vas a usar más colores, puedes hacerlo al revés, echar el agua hirviendo con la anilina a la tela en los distintos puntos donde te interesen los colores. Si esta es tu idea, es recomendable humedecer la tela antes de anudarla. Importantísimo en este paso es tener la prenda bien amarrada para que los tintes no se mezclen y lograr un efecto con intención y no un simple montón de manchas.

4- Dejar la prenda amarrada secar hasta que ya no escurra (en algunos casos toda la noche, depende del tamaño), para que los colores no se corran hacia las zonas blancas. Luego soltar los nudos.

5- Lavar la prenda y ver el resultado final.

Tips: es importante usar anilina en agua hirviendo con sal de lo contrario se saldrá con el lavado. Por eso para prendas de alto uso es preferible usar un solo color para poder sumergirla y esté el tiempo necesario en contacto con la tinta. Si quieres lograr matices de un mismo color, diluye en más agua la anilina así el tono será más suave y puedes jugar sin que haya problema con que se mezcle en algunas zonas.