@cattesiri

Querido viejo, San Nicolás, Santa Claus o cómo sea que te llames,

Bien desde el fondo, quería decirte que no creo en los milagros ni en las emociones forzadas, que no es grato que aparezcas en todas partes disfrazado de invierno y que los renos en estas latitudes se te pueden perder. Aún así, quisiera pedirte … ¿Duendes? sí, podría ser que dejaras algunos en la Casa de Gobierno a ver si logran que al amanecer las cosas estén ordenadas y transparentes, las iniciativas revisadas y que los presupuestos calcen.

Sería bueno también que dejaras un poco de ese brillante espíritu de bondad en el aire para que las estafas no proliferen como las alergias este año y que los chilenos nos pongamos un poquito más positivos. Que el mal gusto se vaya del sentido del humor de ciertos gremios y que la solidaridad de género por fin se vea desde lo positivo, no desde la violencia.

También que los niños sean genuinamente protegidos, que la vulnerabilidad social disminuya y si puedes recordarles a algunos que la libertad es para todos, no para el que más grita, sería ideal… aunque por cierto, un audífono para ciertos sectores no vendría mal.

Tráenos, por favor, calma y facilidades para que nuestros proyectos se concreten. Que la salud no nos falle, ni en la casa ni en los consultorios; que el amor gane, que las familias se unan, que la vida avance con o sin Trump. Que las amistades no falten en la mesa esta pascua ni el resto del año y por favor, recuérdanos a los chilenos que existe la buena onda y los fair plays y que todo es posible sin tanto aspaviento, sino con más dedicación, pasión y respeto.

¿Algo más? por supuesto… que no se te olvide ese par de stilettos 😉