Cómo no perderse, vivimos bombardeados de tanta información que, muchas veces, lleva a confundirnos y no sabemos qué significa llevar una vida saludable a la hora de alimentarnos.

Hoy en día, existen muchas tendencias, dietas low carbs, altas en grasas o cetogénicas, sin gluten , alcalinas, hiperproteicas, crudiveganas, entre muchas, muchas otras, pero la verdad es que no existe una dieta mejor que otra, todas van a depender de cada persona, de los plazos y de los objetivos que tenga en mente cada uno.

Existen muchos factores a considerar antes de seleccionar una dieta alimentaria para una persona, por ejemplo las alergias o intolerancias alimentarias, presupuesto, estilo de vida, ambiente donde se vive, disponibilidad de alimentos, genética, enfermedades asociadas, etc , por eso es que reitero que es fundamental, si quieres iniciar un cambio en tu estilo de vida, asesorarte por un profesional de la salud quien pueda evaluar todos estos factores al momento de guiarte para cambiar tus hábitos.

Como mencioné, sabemos que no existe algo especifico o estandarizado para todo el mundo, todos somos diferentes y debemos buscar un equilibrio, este equilibrio es fundamental para estar en un bienestar tanto físico y mental, cuando caemos en extremos muchas veces se pueden ver asociados a trastornos alimentarios o cuadros ansiosos lo cual no ayuda para nada a establecer metas en nuestro cambio.

Por el contrario, si quieres hacer un cambio real en tu estilo de vida, aquí te dejo algunas de mis recomendaciones que les entrego a mis pacientes:

MOTIVACIÓN: Buscar alguna motivación que mantenga sus objetivos claros, buscar asesoría por un profesional de la salud que los guie y explique, no pretendas hacer dieta para bajar de peso rápido, haz un cambio en tu estilo de vida que te permita estar sana y sentirte física y emocionalmente activa.

ACTIVIDAD FÍSICA: Realiza actividad física , de verdad esto va totalmente de la mano es parte del cambio, y vuelvo a reiterar que no es por algo físico, lo físico es secundario y verás resultados por añadidura, pero la actividad física prolonga tu vida, te mantiene alejado de las enfermedades, te llena de energía, disminuye las tasas de depresión, entre otros miles de beneficios.

ORGANIZACIÓN: Comienza a organizar tu alimentación buscando ideas, la inspiración es clave, busca recetas saludables que te motiven a cocinar, organiza tus comidas comprando con anticipación los ingredientes que vas a necesitar aprovecha de comprar en ferias libres optimizando tu presupuesto y calidad de los productos.

PACIENCIA: Se paciente, la paciencia es fundamental, esto es un proceso , si quieres un cambio debes tener en claro que ningún cambio es bueno si es rápido, si quieres que realmente sea efectivo y que tu cuerpo reaccione sanamente, debes tener paciencia, esto requiere tiempo, constancia y dedicación.

EQUILBRIO: Encuentra tu equilibrio, de nada sirve ser tajante en cosas que no se pueden a mantener en el tiempo, ni pretender que una dieta específica ordenará otras facetas de tu vida, eso solo logrará que te frustres u obsesiones. Busca el estilo de vida que más se acomode a tus estándares, pero por sobre todo sé realista y consecuente contigo misma.

DISFRUTA: Disfruta del cambio, es natural hacer proselitismo si estás feliz de tus resultados, pero no te dejes llevar por los extremos, vive el proceso y entiende que todas las personas tienen uno diferente, aunque eso signifique que su alimentación sea opuesta a la tuya.