Constanza Cristi Recabarren, Nutricionista U. Mayor. Diplomado Nutrición Clínica Universidad Católica.

 

Primero debemos de entender algunos conceptos básicos para poder entender como ayuda el consumo de alimentos fermentados a nuestra salud, es por eso que les voy a partir contando sobre la microbiota intestinal.

¿Qué es la microbiota intestinal? Es la comunidad de microorganismos vivos que habitan en nuestro intestino y que forman parte de la flora intestinal de cada persona.

Es muy importante el rol que ejerce este grupo de bacterias en el metabolismo y se le han atribuido muchas funciones más como la producción de ciertas vitaminas y minerales, el manejo del control de peso, sistema inmune, digestión intestinal, entre otras. De ahí lo fundamental de mantener un buen equilibrio de la flora intestinal, esto quiere decir un balance de microorganismos adecuados.

Dentro de los factores que pueden alterar la microbiota, más directamente, es nuestra alimentación. Una alimentación basada en menor cantidad de alimentos procesados y mayor cantidad de alimentos naturales puede potenciar la cantidad de microorganismos benéficos de nuestro intestino, es por eso que depende en gran parte de nosotros mismos ser saludables o no, somos principalmente lo que comemos.

Una disbiosis o desbalance de la microbiota puede provocar alteraciones intestinales, mayor distención abdominal y molestias gastrointestinales, aumento de factores inflamatorios, disminución del sistema inmune y por lo tanto mayor riesgo de padecer enfermedades.

Sin embargo, el equilibrio microbiano puede verse alterado también por diferentes motivos, entre ellos, por procesos infecciosos y el uso de antibióticos, es por eso que durante el tratamiento con medicamentos se recomienda el consumo de probióticos de manera de restablecer la flora intestinal.

Existen alimentos que son ricos en probióticos y aquí aparecen los alimentos fermentados, los cuales durante el proceso de fermentación producen bacterias que son beneficiosas para nuestro intestino. Actualmente, hay varios fácilmente al alcance, por ejemplo: la kombucha, el pan de masa madre, yogurt natural o kéfir, saurkraut o chukrut y kimchi, los cuales sería de gran importancia comenzar a incluirlo en nuestra dieta. Una flora intestinal sana es el primer escudo protector de nuestra salud, cuidémosla.