Tanto nos hemos cuidado del sol que es bueno recordar que sus rayos hacen bien a nuestra salud, más de lo que pensamos. Por supuesto, el dicho «en la medida está el veneno» aplica a la perfección ya que excedernos en la exposición a este trae daños serios a nuestra piel. Aún así, tras meses de encierro obligatorio, es bueno recordar que estar al aire libre bajo la luz del astro rey, puede ayudar a nuestra salud física como bienestar mental. A continuación, algunos de los beneficios probados por la ciencia de estar bajo la luz solar diariamente al menos unos 20 minutos.

  1. Melatonina. Esta hormona ayuda a definir los ciclos de sueño y los rayos ultravioleta regulan su producción. La exposición a la luz solar hace que posteriormente se pueda sintetizar la melatonina durante la noche, lo que favorece un descanso saludable.
  2. Vitamina D. El cuerpo produce y sintetiza Vitamina D cuando se expone al sol. Si existe un déficit de esta vitamina durante la infancia, se altera la mineralización de los cartílagos e influye en la presencia de raquitismo. Cuando afecta a adultos, el defecto en la mineralización puede causar osteomalacia.
  3. Sistema inmune. El sol afecta en las defensas para nuestro cuerpo ya que  aumenta el número de glóbulos blancos, tanto los neutrófilos como los linfocitos.
  4. Ayuda al recién nacido. Evita la ictericia de los recién nacidos cuyo hígado es aún inmaduro e incapaz de eliminar la bilirrubina. La fototerapia es un tratamiento eficaz que permite la excreción del organismo por orina y las heces.
  5. Favorece la salud de la piel. Los rayos UV intervienen en los mecanismos de defensa inmunológicos, produciendo inmunosupresión, proceso favorable para algunas afecciones que se expresan en la piel: Psoriasis, vitíligo, alopecia areata, micosis fungoide, dermatitis atópica, fotodermatosis, esclerodermia, granuloma anular, entre otras.
  6. Menos colesterol. Los niveles de este en la sangre tienden a bajar en verano y se debe a que la luz UV se necesita para metabolizarlo. ¡Que gran aliado!
  7. Buen estado de ánimo. La de bienestar general, además de una acción estimulante, son una mezcla favorable para levantar el ánimo y contribuye a regular los estados depresivos. Estudios recientes demuestran que los niveles más altos de serotonina en el cerebro ocurren en días y estaciones soleadas y su baja en el nivel provoca desorden afectivo y cambios de humor estacional.