Originada en India, Ayurveda significa “ciencia o conocimiento de la vida”. No se sabe exactamente cuándo, pero se estima que tiene una antigüedad de 5.000 años.

Considerada como medicina natural y reconocida por la OMS como medicina tradicional, Ayurveda se practica todavía en India y está siendo cada vez más popular en el mundo occidental.

En Stampa Magazine quisimos saber más sobre este tipo de medicina y para esto conversamos con Isabel Margarita Cerda, profesora internacional de Yoga Kundalini, Terapeuta de Ayurveda del ANHC, Goa, India y Terapeuta Holística.

”El objetivo principal del Ayurveda es más bien preventivo que curativo, ya que se orienta a mantener un estilo de vida adecuado, previniendo la enfermedad y el envejecimiento prematuro”, cuenta Margarita. Además evita la generación y acumulación de toxinas, manteniendo el “agni” o fuego digestivo en un nivel adecuado y de esta manera, un sistema inmunológico fuerte con cuerpo y mente equilibrados”, agrega. 

Un segundo objetivo, es reestablecer la salud de una persona enferma, utilizando técnicas naturales y milenarias.

“El estilo de vida ayurvédico establece hábitos diarios y estacionales, desde que despertamos en la mañana, hasta que nos acostamos en la noche y por supuesto, la alimentación es uno de los pilares fundamentales de la salud perfecta del Ayurveda”, explica Margarita.

El Ayurveda define 5 elementos principales (aire, éter, agua, fuego y tierra) presentes en la naturaleza, cuyas características están presentes también en los seres humanos en proporciones diversas, lo que determina su biotipo o naturaleza. Debido a eso, cada individuo es un ser único y diferente, lo que significa que lo que es bueno para una persona, no necesariamente es bueno para otra. Es así como existen alimentos recomendados y otros no recomendados para los diferentes tipos de persona. 

Por lo anterior, es importante observarse a uno mismo, conocerse, escuchar al cuerpo e idealmente visitar a un terapeuta que te oriente sobre la rutina o hábitos adecuada para ti.

Algunos tips generales que nos entregó Margarita son los siguientes:

  • Comer a las horas adecuadas.
  • Comer en cantidades adecuadas para cada persona.
  • Durante el invierno, se recomienda preferir alimentos calientes y cocidos.
  • Beber agua caliente durante todo el día, en especial en la mañana, un poco antes del desayuno.
  • Utilizar especias para cocinar, las que no sólo aportan sabor, color y olor, sino también favorecen la digestión y fortalecen el sistema inmunológico. Cuáles son adecuadas va a depender de cada persona, pero en general, recomiendo cúrcuma, comino, jengibre, cilantro y ajo.
  • Realizar actividad física adecuada para cada tipo de persona, meditar, dormir bien.