En invierno muchas quisiéramos sólo quedarnos en casa, comer cosas ricas y ojalá, no tener que movernos una vez que se va el sol y por eso, es que creemos que tenemos la excusa ideal para subir algunos kilos que la ropa gruesa y los abrigos, disimularán. Pero como en Stampa Magazine queremos que siempre saques los mejor de ti, te damos los consejos que Speedworks nos contó para aprovechar esta estación fría y adivina que… ¡Bajar esos kilos de más!

Resulta que la estación fría, complementada con ejercicio y hábitos de alimentación, da la mezcla adecuada para quemar grasa y no subir de peso. Según un estudio publicado en la revista Cell, el frío altera drásticamente la composición de las bacterias en el intestino, lo que conlleva a la quema de grasa, reducción de peso y mejora del metabolismo.

Asimismo, Mirko Trajkovski, profesor en el Departamento de Fisiología Celular y Metabolismo de la Universidad de Ginebra, señaló que la evidencia demuestra que los microbios del intestino regulan la energía y que el hallazgo podría ayudar a crear nuevos tratamientos contra la obesidad.

Dado que existe efectividad científica que el frío favorece la pérdida de peso, los especialistas en nutrición de SpeedWorks nos recomendaron, además de hacer ejercicio (por supuesto), algunos puntos clave para mantener los buenos hábitos alimenticios, sin dejar de lado los gustos naturales de la temporada:

1. Todo sin excesos. Está permitido ingerir las comidas típicas del invierno, pero sin abusar. Mantener el equilibrio es fundamental para conservar el peso.

2. No dejes lo natural. El consumo de frutas como la piña, kiwi o plátano siempre será importante para nuestro metabolismo, para la energía y a contrarrestar un poco esos alimentos que comemos en invierno.

3. No olvides las proteínas. El pescado, zanahorias y huevos, te aportarán la energía necesaria para recuperarte de un entrenamiento y contribuyen a la formación de tejido muscular. No abuses de las masas.

4. Sin carbohidratos no hay energía. Aunque se diga lo contrario, los carbohidratos desempeñan una función muy importante ya que constituyen la principal fuente de energía para el cuerpo, siendo determinantes para el buen rendimiento físico y mental. Siempre es necesario comerlos al menos en una comida.

5. Grasas saludables. La palta, por ejemplo,  es un excelente alimento que ayudará al metabolismo a procesar mejor los carbohidratos y proteínas.

6. Recupera las energías. Por otro lado, si el entrenamiento es por la mañana, un buen snack post ejercicio (puede ser una proteína líquida si el trabajo es de alta exigencia), que te ayude a recuperar y alimentar tus músculos.

7. Mantente hidratado. Este es un factor clave en la salud física y mental, por lo que es recomendable ingerir al menos 2 litros de agua diaria. Además de brindarte más energía y vitalidad, ayuda a la reducción de dolores articulares, a la digestión, disminuye el apetito y mantiene la piel hidratada y sin arrugas.