Constanza Cristi Recabarren, Nutricionista U. Mayor. Diplomado Nutrición Clínica Universidad Católica


Hoy les quiero hablar de las dietas plant based. La verdad es que cuando digo dieta no me refiero a un régimen que dure un par de meses con el objetivo de bajar un par de kilos, sino, en este caso, a un estilo de vida.

Se trata de dietas basadas en plantas y que excluyen los productos animales. estas dietas vegetarianas pueden variar y clasificarse según el grado de eliminación del consumo de animales. Por ejemplo, si son totalmente basadas en el consumo de plantas, es decir vegetales y granos, se clasifican en veganas, también se encuentra la ovolactovegetariana que incluyen el consumo de huevos y productos lácteos y actualmente, se han incluido términos nuevos que son los pesco-vegetarianos que incluyen el consumo de pescados y flexitarianos que, ocasionalmente, incluyen pequeñas cantidades de carnes en una dieta principalmente basada en plantas.

Existe una gran preocupación acerca de las dietas vegetarianas debido a su insuficiencia de nutrientes asociada al consumo de proteínas de origen vegetal, sin embargo, se ha demostrado que si llevas una alimentación vegetariana bien planificada no existen riesgos e incluso pueden prevenir y tratar ciertas enfermedades. Para que sea bien planificada es muy necesario asesorarse por un profesional de la salud experto en el tema. 

También cabe decir que se considera una dieta adecuada para todo el ciclo vital, pero como les mencioné anteriormente, es vital asesorarse por un profesional entendido en el tema.Estudios demuestran que este tipo de alimentación ayuda en la salud, mejora los estilo de vida, se asocia a una menor incidencia de algunos tipos de cáncer, mejora el control en pacientes con diabetes, disminuyen la presión arterial y además, ayudan a la sostenibilidad ambiental.

Estudios han visto menor incidencia de mortalidad en personas vegetarianas o veganas al comparar con personas consumidoras de carnes, este riesgo de mortalidad ha sido medido por menor riesgo de presentar cáncer o enfermedad cardiovascular. También se ha visto un menor riesgo de morbilidad, es decir, de contraer enfermedades como cáncer de prostata o colorrectal en veganos o vegetarianos en comparación con consumidores de carnes, todo esto asociado a que personas que llevan dietas basadas en plantas tienen un indice de masa corporal (IMC) más bajo que consumidores de carne, por lo que tener un peso adecuado disminuye el riesgo de padecer ciertas enfermedades asociadas al exceso de peso. 

Sin embargo, se ha demostrado que las dietas balanceadas basadas en plantas que incluyen cantidades relativamente pequeñas de alimentos de origen animal, como huevos, productos lácteos y/o pescado también tienen beneficios para la salud. Estos tipos de dietas han sido caracterizadas como sostenibles, según la La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la cual las define como  “aquellas dietas con bajos impactos ambientales que contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional y a vidas saludables para las generaciones presentes y futuras”. La producción de alimentos vegetales requiere menos recursos naturales que la producción de alimentos animales, por lo tanto, las dietas basadas en plantas son más sostenibles y menos exigentes para el medio ambiente.

La producción de proteína de carnes genera el uso de recursos aproximadamente, 18 veces más des tierra, 11 veces más agua y 12 veces más fertilizantes que la necesaria para la misma cantidad de proteína de legumbres. Además, la proteína de la carne de vacuno requirió aproximadamente diez veces más pesticidas que las legumbres y produjo seis veces más desechos animales que la producción de proteína de huevo.
El consenso es que las dietas basadas en plantas son más sostenibles porque su producción es más eficiente. 

Podemos concluir que una dieta basada en plantas tiene beneficios tanto para la salud como para el medio ambiente, pero no debemos olvidar que que una alimentación que incluye, en cantidades moderadas, el consumo de productos animales como huevos, lácteos y pescados también se consideran saludables y beneficiosas.