Constanza Cristi Recabarren, Nutricionista U. Mayor. Diplomado Nutrición Clínica Universidad Católica.

Hoy en día se ha presenciado un aumento en el consumo de vinos y espumantes, sobretodo por parte de las mujeres.

Se cree que es por diferentes factores , aumento de reuniones sociales, aporte de calorías, empoderamiento femenino (ya que en la antigüedad que las mujeres bebieran era “mal visto”), no debemos dejar de lado que nuestro país es uno de los principales productores de vinos y muchos otros factores.

A pesar de que el consumo de vino se asocia a celebrar o compartir en una ocasión especial también podemos ver que se ha incorporado su consumo de forma diaria.

Lo cual nos preguntaremos si es bueno o malo?

La verdad es que un consumo de vino moderado puede ser beneficioso para la salud.

Según la Asociacion Americana de Cardiología (AHA) se recomienda el consumo de:

  • 1 copa al día para mujeres.
  • 2 copas al día para hombres.

El vino posee una serie de compuestos naturales llamados compuestos fenólicos que actúan como antioxidantes naturales, dentro de ellos podemos encontrar los polifenoles , resveratrol, la quercetina, entre otros.

Dentro de sus beneficios se ha visto:

  1. Disminución de colesterol.
  2. Efecto antiinflamatorios.
  3. Disminución de la agregación plaquetaria , menor riesgo de trombosis.
  4. Mejora en la salud cardiovascular.
  5. en algunos casos menor incidencia de la aparición de ciertos cánceres como el cáncer colorrectal.
  6. Mantiene valores de presiones arteriales normales.

¿Qué pasa con el espumante?

Los espumantes se realizan a partir de la fermentación del vino blanco y sus variedades va a depender de la cantidad de azúcar que se les agrega a la botella.

Siendo el brutnature el con menor contenido de azúcar (0 a 3 gr por litro) luego el extra brut con un contenido de aproximadamente 6 gr x lt y luego el brut que puede contener un maximo de 12 grs por litro. Los que tienen un mayor contenido de azúcar son el demisec, seco o moscato.

El alcohol siempre ha sido bien cuestionado por su gran aporte en calorías, sin embargo los vinos y espumantes se han caracterizado por ser los de mas bajo aporte en calorías es por eso que muchas veces son una primera elección frente a otros tipos de alcoholes. Aportando aproximadamente:

Vino tinto: 150 ml = 123 kcal app

Vino blanco: 150 ml = 120 kcal app

Espumante: 150ml = 70 kcal app

El consumo moderado de vino reduce el riesgo de tener enfermedades cardiacas. Los flavonoides evitan la oxidación del colesterol LDL “malo” el cual al oxidarse se adhiere a las paredes de las arterias obstruyendo el paso de sangre lo que puede causar infartos al corazón.

Aparte de estos compuesto fenólicos el vino es una muy buena fuente de vitamina C la cual tambiénactúa como antioxidante , vitaminas del complejo b las cuales otorgan inmunidad y energía.

Se comenzó a estudiar los beneficios del vino ya que se veía en paíseseuropeos que llevan una dieta mediterránea la cual se basa de una alimentación sana e incluyen el consumo de vino no sufrían de enfermedades al corazón.

Existe un concepto que se llama la “PARADOJA FRANCESA” en el cual ellos a pesar de llevar una alimentación rica en grasas (principalmente por el consumo de quesos) tienen menor índice de enfermedades cardiovasculares, por lo que se cree que el factor protector seria el vino.