“Mañana lo hago sin falta”, “Hoy no puedo”, “¿Y si lo dejamos para después?”, son algunas de las frases más utilizadas cuando no queremos hacer algo. Pero, ¿sabías que esta mala costumbre puede traducirse en una baja de nuestra autoestima e incluso disminuye nuestra energía?

La procrastinación es el hecho de dilatar el cumplimiento de alguna tarea, situación que más de alguna vez hemos vivido. Sin embargo, cuando ésta se vuelve habitual, puede llegar a transformarse en un trastorno de comportamiento, incluso llegando a ser tratado a nivel psicológico.

Víctor Apolinarios, es entrenador de personas y equipos, y creador del “Método Gestión de Logro”, y nos explica que excusarse en los hijos o en el trabajo son mecanismos de postergación bastante frecuentes, pero que también hay aspectos culturales que influyen y se transforman en una forma de vida. “Llegar atrasado, no calibrar bien los tiempos, asumir que uno puede hacer tareas de forma más rápida y la realidad es otra… Todo eso termina transformándose en un problema. No se puede cumplir un compromiso y termina postergándose”, afirma.

Y si bien, un “mañana lo hago sin falta” puede pasar como un tema netamente de responsabilidad, Apolinarios señala que esto conlleva a otro tipo de problemas, pues cuando postergamos las cosas, “la energía decae y la autoestima baja, debido a que quedan cosas pendiente, lo que te resta foco”, asegura.

Lo principal es que estos hábitos debilitadores van en dirección contraria de nuestros sueños y objetivos, empobreciendo los resultados, los progresos y la autoestima, sin mencionar la disminución de la confianza generada hacia otras personas de nuestro entorno.

¿Cómo manejamos esta situación? El profesional expone que al momento de conocer nuestros mecanismos como las postergaciones, justificaciones y condicionamientos, y cómo afectan el cuerpo, las emociones y  los resultados, es posible manejarlos y generar nuevas formas más efectivas y atractivas de cumplir con los objetivos para avanzar.

Algunas maniobras comunes, una vez logrado lo anterior, son:

  • Ten presente lo qué es urgente y qué es importante.
  •  Identifica tres urgencias que debes solucionar que hace rato están en el tintero y proponte hacerlo en esa jornada.
  • Toma por semana como objetivo llevar tres cosas importantes al siguiente nivel.
  • Lleva una agenda para visualizar la distribución de tus tiempos y así no comprometerte si sabes no podrás cumplir.

Otra forma es asistir a diversos talleres como los que realiza Apolinarios, “Termina Hoy Con la Postergación”,  donde los asistentes aprenden a identificar los mecanismos que impiden concretar y terminar actividades; conocer algunos de los más recientes avances de la psicología y la neurociencia para comprender mejor cómo concretar y disfrutar las tareas, proyectos y desafíos; descubrir cómo agilizar los resultados, sin aumentar el estrés y cambiar los resultados deficientes asociados a la postergación para obtener tiempo, autocontrol y libertad.

Para más información escribir al correo contacto@bienestarpersonal.cl o ingresar a la página www.victorapolinarios.cl.