Un total de 4,5 mil millones de personas, el 55% de la población mundial, vive en ciudades y para el 2050 se espera que la población urbana alcance los 6,5 mil millones. Pero eso no es todo, en las próximas décadas, el 90% de la expansión urbana tendrá lugar en el mundo en desarrollo. Teniendo en cuenta lo significativo del rol económico de las urbes, que generan alrededor del 80% del PIB global, la Organización de Naciones Unidas proclamó el 31 de octubre como el Día Mundial de las Ciudades, una oportunidad para reflexionar sobre su futuro.

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible promovidos por la ONU con relación a las ciudades, buscan que los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros y sostenibles. No trabajar unidos con este fin común incluye peligros como el incremento de la desigualdad e inseguridad. Un patrón de malas prácticas de construcción y uso de los recursos naturales seguirá incrementando males como la contaminación y el desastroso cambio climático, afectando la salud, bienestar, productividad y economía de países y comunidades.

Una ciudad sostenible es aquella que proporciona la mejor calidad de vida junto con una reducida huella ambiental, al tiempo que garantiza que las necesidades de las generaciones futuras no se vean comprometidas. Como individuos, ¿qué podemos comenzar a hacer para ayudar a construirla?

Si se mejora la eficiencia energética de la industria de la refrigeración y los electrodomésticos como aires acondicionados, se pueden cortar entre 210 mil y 460 milmillones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono en las próximas cuatro décadas, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Según el estudio, un aire acondicionado más eficiente puede ahorrar ocho años de emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Aquí radica la importancia de optar por equipos de climatización eficientes, con funciones y tecnología innovadora, que no solo garantizan una mejor calidad de aire interior, sino menor consumo. “Nosotros contamos con el plan Visión Medioambiental 2050, con el que nos comprometemos a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, entre un 90% y un 95% de las piezas que componen nuestros equipos son reciclables”, asegura Milena Santos, Directora de Marketing Estratégico y Producto Unitario de Daikin, una de las principales empresas de climatización, que ha puesto en su punto de mira la lucha contra el cambio climático.  

Como el 60% de los lugares que se urbanizarán para 2030 aún se están por construir, todavía tenemos la oportunidad de hacer mucho. Es el propio ciudadano el que empieza a tener voz y voto respecto a los nuevos edificios inteligentes que tienen que fabricarse en nuestras ciudades. Por tanto, es importante exigir y optar por la opción de diseñar, construir y mantener sistemas modernos que satisfagan las necesidades más básicas de todos los ciudadanos; infraestructuras modernas y eficientes en el uso de recursos basada en fuentes de energía renovables y una economía circular de materiales.

Pero la labor más importante es la de ser capaz de observar con una mirada crítica y estar dispuestos a hacer cosas que puedan generar un cambio. Observa tu propio barrio o ciudad y piensa en qué no funciona y lo que debería mejorar. ¿La gente puede acceder fácilmente al transporte público? ¿Puedes ir andando a la escuela de forma segura? ¿Hay parques y espacios públicos? ¿Reciclan?

Las opciones son infinitas y cada paso, por ínfimo que parezca,puede ayudar a conseguir ciudades más sostenibles.