La mayoría de las mujeres aman el maquillaje y cada vez existen más tutoriales para aprender a ser unas expertas a la hora de querer retocar el rostro para el día a día, o para un evento especial.

Pero no solo es importante utilizar buenos productos para tu rostro a la hora de maquillarse; tener brochas adecuadas es muy importante, además de mantenerlas limpias y en buen estado, punto que muchas olvidan.

Tener perfectamente limpias tus brochas de maquillaje es fundamental para el cuidado de tu piel, además de tu rutina de belleza diaria tanto de día como de noche. ¿Sabías que una mala higiene de nuestras brochas y pinceles de maquillaje puede desencadenar un brote de acné o hasta una infección en la piel de nuestro rostro? ¿Y que una brocha sucia puede estropear tus cosméticos favoritos haciendo que dejen de pigmentar correctamente?

Bueno, para que no te suceda lo anterior, en Stampa Magazine te explicamos cómo realizar el proceso:

A la hora de cuidar de nuestras brochas no solo es importante mantener una buena higiene, sino también saber cómo realizar la limpieza para no dañarlas. Lávalas siempre en la dirección del pelo, es decir, que el agua vaya desde la base del pelo a la punta e intentando mojar lo menos posible el mango. Si lo hiciéramos en dirección contraria, el agua entraría dentro del pincel y podría pudrir la madera del mango y estropear las fibras de pelo. Para esta parte podemos utilizar un shampoo especial para brochas o un shampoo neutro y luego aplicar acondicionador para que el pelo quede más suave.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el secado. En función de la densidad de pelo de la brocha, ésta puede tardar de uno a dos días en secarse completamente. También existen herramientas que aceleran este proceso como mantas eléctricas específicas para brochas. Durante este tiempo, es necesario que mantengamos nuestras brochas en posición horizontal, ya que de lo contrario el agua restante también podría entrar a través del mango.