Terminaron las vacaciones y retomar la rutina de ejercicio, después de estar mucho tiempo sin actividad física, resulta muy saludable pero difícil a la vez, ya que hacerlo precipitadamente puede ser peligroso y causar lesiones.

A continuación, te entregamos algunas consideraciones que debes tomar en cuenta para no lastimarte y volver al ejercicio después de un tiempo prolongado.

1. El cuerpo requiere de tiempo para adaptarse al ejercicio, además para que los músculos y huesos se fortalezcan, adquieran tonicidad y flexibilidad. Por ello es importante empezar progresivamente y sin exigirte demasiado, sobre todo si has tenido una lesión.

2. Si el motivo por el que dejaste de hacer ejercicio fue por enfermedad, es importante consultar a tu médico antes de iniciar con tu rutina. No olvides preguntarle si debes tener algún cuidado en especial.

3. Antes de iniciar ponte un objetivo; correr un maratón, hacer 100 abdominales diarias o ir en bicicleta en un trayecto largo. Cualquiera que sea tu meta, escríbela y déjala en un lugar visible como en el refrigerador.

4. Arma un plan de ejercicio; define días, horarios y lugar a donde irás a practicar. Busca nuevas formas de ejercitarte. Puedes probar ejercicios suaves como yoga o pilates.

5. Aprende a escuchar a tu cuerpo y acepta tus propias limitaciones. Sobre todo si dejaste de hacer ejercicio por cuestiones de salud o alguna lesión.

6. Cuida tus músculos. Inicia con movimientos lentos; si entrenarás con pesas, usa las más pequeñas para mejorar tu resistencia. Poco a poco aumenta el peso y las repeticiones dependiendo del resultado que quieras obtener.

Recuerda que la actividad física es sólo una parte de tu plan de salud. Si complementas tu rutina con pequeños cambios en tu dieta, los resultados serán más notorios.