El foco mundial hoy apunta a Asia, luego que la semana pasada Corea del Norte lanzara un misil el cual sobrevoló el norte de Japón hasta llegar al Pacífico durante 19 minutos para cubrir una distancia de 3.700 kilómetros. La preocupación por las pruebas realizadas por el Gobierno de Pyongyang no deja indiferente a nadie.

El lanzamiento ocurre un día después de que Corea del Norte amenazara con “hundir” Japón y reducir a Estados Unidos en “cenizas y oscuridad”. Esto, luego que el Gobierno de la Casa Blanca apoyara una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CINU) y las sanciones al país asiático, post último ensayo atómico de Pyongyang.

La ira norcoreana también se debería a los 28 mil 500 soldados americanos apostados en Corea del Sur, los que “amenazan y planean una invasión junto a sus aliados asiáticos”.

Tensión e incertidumbre. “La comunidad internacional necesita unirse y enviar un mensaje claro a Corea del Norte de que está amenazando la paz mundial con sus acciones”, dijo el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en Tokio, quien además describió el lanzamiento como “inaceptable” ¿Pero qué implicancias nos acercan en Chile a un conflicto que no nos pertenece? ¿Qué ocurrirá en nuestro país si la guerra se desata?

Consecuencias económicas. Tras el lanzamiento, el dólar estadounidense cayó fuertemente frente a monedas como el yen y el franco suizo, pero en nuestro país la baja en la divisa también se sintió.

Según Luis Fernando Matta, asesor financiero y magister en Economía de la Universidad Adolfo Ibáñez, el dólar estadounidense en nuestro país también bajó “en parte” por lo ocurrido en Corea del Norte, aunque cree que “está más relacionado con una recuperación en la demanda de las materias primas y mejoras en expectativas económicas locales, además que ciertos indicadores económicos en gringolandia no han estado tan fuertes como se esperaba. Lo del entorno local en gran parte es por el cambio de gobierno… Claramente, Piñera es más market friendly que Bachelet y sus competidores”, nos explica.

Volviendo al tema inicial, podemos ver que lo que pasa en Corea del Norte afecta nuestra economía, pero con un menor impacto. “Lo que este país produce es incertidumbre y, cuando esto ocurre, la gente no toma decisiones con un horizonte a largo plazo. ¿Cómo afecta a Chile eso? La forma más simple de verlo sería: más incertidumbre, menos inversión, menos crecimiento”, agrega el magister en Economía.

Política gubernamental

Frente a hechos como este, Chile no se queda indiferente. La semana pasada la Presidenta Michelle Bachelet firmó el Tratado de a Prohibición de Armas Nucleares (TPAN) en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, siendo la tercera en suscribir el pacto de los 47 líderes representantes de naciones de África, América Latina y Asia.

El acuerdo busca impedir el desarrollo, prueba, producción, adquisición, posesión, almacenamiento y transferencia de armas de destrucción masiva. Asimismo, obliga a asistir a las víctimas y hacerse cargo de los daños ambientales generados por las pruebas nucleares. ¿Y qué pasa con las naciones que poseen armas nucleares? El documento entrega la posibilidad de incorporarse tras cumplir ciertos requisitos.

Sin embargo, no todos los países se encuentran alineados. Estados Unidos y Francia ya advirtieron que desconocerán el acuerdo, que será una norma vinculante del derecho internacional.

Hace tan solo una semana, escuchamos a Donald Trump hablar por primera vez como presidente de Estados Unidos en la Asamblea General de Naciones Unidas, donde suscitó a los líderes del mundo a hacer frente a las amenazas de Kim Jong-un. “Ninguna nación en la Tierra tiene el interés de ver que esta banda de criminales se arme con dispositivos nucleares y misiles. Estados Unidos tiene fuerza y paciencia, pero si se ve obligado a defenderse o a defender a sus aliados, no habrá otra opción que la total destrucción de Corea del Norte”, dijo.

¿Qué pasaría en Chile si se desata la guerra? “Lo de Corea es complicado, porque tienen armas nucleares y pueden destruir a sus vecinos como Japón, Corea del Sur, Taiwán, países que son socios comerciales de Chile. En términos simples, quién te compra el cobre, el vino, las manzanas, etc.”, agrega Luis Fernando Mondaca.

Frente a este escenario, en nuestro país se produciría una caída el PIB, subiría la inflación y aumentaría el desempleo. El gobierno no tendría cómo cobrar impuestos, pues la gente no vendería y/o produciría, por lo que el Estado tendría que cortar sus gastos. “Está todo relacionado. Un shock te descuadra el equilibrio entre la oferta y la demanda”, nos explica Mondaca.

Mientras más grande la embarrada menos probable es que suceda. “Estamos hablando en extremos. Lo más probable es que esto de Corea del Norte produzca más ruido político que económico”, concluye el magister de la Universidad Adolfo Ibáñez.