Atravesamos un escenario de incertidumbre, ansiedad y estrés en el cual vemos cómo se ponen a prueba las relaciones. Los conflictos amorosos sin duda han aumentado debido a la contingencia y a la obligación, en algunos casos, de convivir 24/7 o de permanecer separados, en otros. Las realidades que experimentan las parejas en esta cuarentena son múltiples y diversas: aquellas que justo antes visualizaban una separación y ahora no pueden; quienes no vivían juntos ahora deben reinventarse a la distancia; o quienes habían dado recién el paso a formar una nueva dinámica/estructura familiar junto a los tuyos, los míos y los nuestros y deben lidiar además con la cuarentena.

En este sentido, será fundamental si en el pasado construimos una base sólida a partir del autoconocimiento, amor propio y si nutrimos o no nuestra relación de pareja.


Factores como el estilo de comunicación, la capacidad de escucha, autorregulación y resolución de problemas, marcarán la diferencia a la hora de resistir y afrontar la adversidad que hoy nos aqueja.

Si bien algunas relaciones de pareja venían mal desde antes, otras deben reacomodarse al contexto actual, lo cual también implica ciertos desafíos. Los tiempos que vivimos arrastran dificultades al interior del hogar que podrían desencadenar fácilmente problemas en la pareja. Por algo, las cifras en China mostraron un aumento significativo en los divorcios post cuarentena.

Entonces, surgen algunas preguntas básicas: ¿qué decisiones tomaremos respecto a los cuidados sanitarios y cómo llegaremos a un acuerdo? ¿qué hábitos de autocuidado practicaremos para proteger nuestra salud mental? ¿cómo potenciaremos nuestra comunicación de pareja para “leernos” adecuadamente y no malinterpretarnos?

En el caso de las parejas con hijos(as) el panorama es más complejo aún, ya que muchas veces los conflictos surgen a partir de la crianza. Las diferencias de opinión en torno a ésta y, por lo tanto, las discusiones a diario que se gatillan a partir de los hijos (as) desgastan tremendamente la relación. Algunos ejemplos comunes son: la desautorización de alguno de los padres frente a los niños(as), la falta de límites, la sobreprotección o extrema permisividad, la escaza intimidad, los desafíos propios de cada edad del desarrollo de los hijos(as), entre otros.

A pesar de lo anterior, no todas las parejas sucumben ante las crisis. Muchas se unen como nunca al desplegar todas sus potencialidades y aplicar su stock de herramientas.

Pero ¿Cuáles son las reglas de oro para salvar tu relación de pareja en tiempos de crisis?


Aquí les dejo algunas recomendaciones:

  • Agradece explícitamente los detalles cotidianos que te agraden en él o en ella.
  • Demuestra tu cariño de la forma que quieras, pero hazlo.
  • Conéctense con los recuerdos y lo que hasta ahora han construido.
  • Favorezcan los momentos de dependencia y de independencia. Equilibren la balanza y gestionen el tiempo tanto para estar tanto “juntos como separados”.
  • Fomenten la comunicación, expresen sus emociones y validen las del otro (a).
  • Identifiquen si alguno(a) de los dos se siente muy ansioso(as) y/o estresado(a).
  • Valida y contiene sus emociones. Recuerda que estamos en una situación que no es la normal y podemos vivirla de distintas maneras. No juzgues cómo se siente, simplemente aprende a escuchar y a “estar presente”.
  • Decidan juntos buscar ayuda psicológica online. Apoyando a quien más lo necesita las relaciones de pareja se suelen descomprimir y mejoran notablemente.

Si tienes hijos (as) toma acciones preventivas o reactivas (¡si necesitas apagar el incendio ahora!) Conversen sobre las reglas del juego en este contexto. Busquen un momento de tranquilidad y definan en conjunto:

o Qué es importante para ambos en la crianza.
o Cómo se sienten criando en esta cuarentena.
o Qué hábitos flexibilizarán y cuáles se deberían mantener rígidos.
o Cuáles serán las medidas para aquellas situaciones complejas.
o Definan formas concretas de apoyarse en momentos de mayor estrés (turnos, tiempo fuera, momentos de autorregulación, autocuidado, etc.)
o Programen pasatiempos y conversaciones que disfruten juntos, busquen la comunicación y sean conscientes de la importancia de cuidar su relación de pareja.

El periodo de cuarentena que estamos viviendo puede vulnerar las relaciones de pareja, poniendo a prueba los vínculos, la capacidad de reflexión, de autoconocimiento, empatía y tolerancia de cada uno. Sin duda, muchos confirmarán que lo mejor es tomar caminos diferentes cuando todo esto pase y otros saldrán fortalecidos.
En ese sentido, aprovechemos la oportunidad si la tenemos, ya que todos necesitamos invertir en lo más importante: la salud mental.

En la medida que evolucionemos, nos conectemos con nuestras luces y sombras, los vínculos también se enriquecerán.

Te invito a consultar online y a entregarte el mejor regalo en estos tiempos de adversidad.