Constanza Cristi Recabarren, Nutricionista U. Mayor. Diplomado Nutrición Clínica Universidad Católica.

 

Ya estamos en la cuenta regresiva para finalizar este gran año 2018, y se acercan las fiestas: navidad, año nuevo, titulaciones, matrimonios, eventos de empresa, etc. Cada uno de ellos es siempre una instancia para comer rico y compartir, pero, ¿cómo lo hacemos para disfrutar sin excedernos para terminar el año como queremos?

Existen diferentes puntos que son claves al momento de la alimentación durante este período, primero, algo muy importante, no debemos saltarnos tiempos de comida durante el día, muchas veces escucho “hoy no voy a comer porque en la noche tengo una celebración…” pero la verdad es que eso es un grave error porque llegamos con mayor sensación de hambre al momento de la comida y no logramos medirnos en lo que comemos, eso causa un exceso en el consumo de alimentos ricos en calorías, azúcares simples y grasas saturadas que afectan considerablemente a la salud y al peso corporal.
Por otro lado, como las fiestas generalmente son periodos largos de tiempo, es fundamental comer lento y estar bien hidratados, si sabes que tu evento contempla una comida y no solo el aperitivo, hay que moderarnos con el picoteo previo.
Es muy importante considerar que siempre se puede disfrutar en estas ocasiones (y ese es el objetivo), pero no debemos excedernos. Para muchos, en estas fiestas, hay un aumentos de peso de hasta 5 kilos en 2 semanas, es por eso que debemos ser responsables y conscientes de lo que vamos a comer y moderar el consumo de alcohol que solo aporta “calorías vacías” ya que, nutricionalmente hablando, no aporta calidad de nutrientes.
Lo mismo sucede con otros alimentos altos en calorías y grasas como las golosinas. ten presente que en tu plato no puede faltar la porción de ensalada y siempre recuerda medir las porciones de carbohidratos como arroz, pastas, choclo, pan.
Y por último, es muy importante fijarse objetivos a corto plazo y fijar metas de lo que quieres lograr para el próximo año, la motivación es la clave para lograrlo y como todos tenemos objetivos diferentes, debes encontrar la tuya que te inspire y te ayude. En resumen, permítete disfrutar pensando en tus objetivos y así, por añadidura, mantendrás el equilibrio.