Un estudio de la Universidad McMaster en Canadá, informó que el riesgo de infección por Coronavirus al usar mascarilla se reduciría de un 17%, versus un 7%. Por su parte elServicio Nacional de Salud (NHS) de Reino Unido y los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han recomendado el uso de alcohol gel y el lavado reiterado con agua y jabón como una forma segura para controlar el COVID 19.

No es mentira para nadie que ambas recomendaciones son vitales en tiempos de pandemia, sin embargo su utilización excesiva podría generar daños adicionales. En el caso de Chile se ha visto un aumento en las consultas sobre estas patologías tras la pandemia, así lo asegura la médico cirujano especialista en estética de Mi Spa Ariana Sánchez. “Hemos visto un aumento de un 80% en este tipo de consultas, lo que nos preocupa”.

La especialista agrega que los reiterados lavados de mano con agua y jabón más el uso de geles estarían generando una mayor descamación, grietas o heridas en la piel. “En el caso puntual del uso constante del alcohol gel éste eliminaría la flora bacteriana de la epidermis y lo que a la larga la dejaría expuesta a contraer otro tipo de infecciones además de alterar la barrera cutánea”, asegura.

La profesional menciona que las zonas más afectadas por la protección e higiene preventiva son detrás de las orejas, la zona del puente de la nariz, el mentón, las mejillas y en las manos, sobre todo entre los dedos, por el lavado de manos y el uso de guantes.

A estos problemas dermatológicos se sumaría la utilización prolongada de mascarillas. Según la doctora Sánchez, “desde que comenzó la crisis han aumentado enormemente las consultas por irritación de la piel, dermatitis, empeoramiento de afecciones dermatológicas preexistentes como acné y rosácea, tanto a los pacientes como a los trabajadores de la primera línea, a esto debemos sumarle la caída del cabello”. En este sentido la profesional agrega que una mascarilla sobre la cara supone una agresión, tanto por la oclusión que conlleva como por el roce o contacto en las zonas de ajustes”.

Por su parte la enfermera UCI Katalina Mora concuerda “Yo he tenido que usar por 24 horas mascarillas y eso me genera mucha presión en mi piel, enrojecimiento y aparición de granitos”.

¿Cómo cuidarnos sin descuidar  nuestra piel?

-Limpieza facial eficiente y no abrasiva:  se recomienda lavar el rostro con jabones limpiadores suaves, sin aroma, agua tibia y posterior uso de cremas hidratantes livianas. 

Adicional la profesional recomienda un equipo de alta tecnología pionero a nivel mundial y avalado por la FDA de nombre Clean. Se trata de un equipo de uso doméstico que permitiría realizar una limpieza inteligente gracias a sus puntas antibacteriales, removiendo suciedad y ácaros sin eliminar la humectación natural de la piel.

Este dispositivo de Mi Spa además realizaría 7000 vibraciones por minuto, generando un masaje ideal para zonas inflamadas o rojeces de la piel.

-Granitos, pieles opacas y manchas: según un estudio de la Universidad de Nuevo México, la exposición prolongada a pantallas, debido a la luminosidad azul, estarían provocando hiperpigmentación y envejecimiento prematuro, según la profesional.

¿Qué hacer?  Además del uso de bloqueador, ingerir alimentos ricos en vitamina A y E, presentes en el tomate, nueces y pepino.

En paralelo, Sánchez recomienda el PMD, equipo manual avalado por la FDA de uso doméstico con tecnología profesional, que reduciría en un 70% las manchas en la piel, según investigaciones. Este repara la piel combinando la exfoliación más profunda de las dermis, a través de patentados cristales de óxido de aluminio, con un sistema de succión al vacío para la reactivación y regeneración celular. PMD regenera el colágeno, elastina, remueve las células dérmicas muertas acumuladas, permitiendo una piel libre de manchas e imperfecciones, sin molestias. A la vez, disminuiría la piel seca y quebradiza, cicatrices, acné, hiperpigmentación y poros agrandados.

Para finalizar, la profesional recomienda que si ya se han producido marcas, una muy buena manera de acompañar el tratamiento es con cremas reparadoras que hidraten y reviertan los daños de la epidermis.