Ya han pasado más de 2 meses desde el primer caso de Coronavirus en Chile y en este tiempo han ido apareciendo diferentes opciones de sanitización y desinfección preventiva, pero sabías que ¿en caso de tener un caso confirmado o sospechoso de COVID-19 en tu hogar, trabajo, etc, puedes desinfectar profesionalmente y eliminar el virus que ya se encuentra en el lugar con proveedores expertos?

Porque probablemente todos nos veremos enfrentados a un caso cercano de COVID-19, es importante saber que existen métodos para desinfectar espacios cuando ya ha habido presencia del virus y no solo como prevención.

Una de las empresas que están llevando a cabo este procedimiento en nuestro país es Rentokil Initial Chile, quienes tienen vasta experiencia en China con la pandemia del SARS en 2002 y desde diciembre 2019 con el COVID-19, presentes activamente en 80 países, tales como UK, Italia, España y toda Europa.

En Stampa Magazine conversamos con Sebastián Fuentes, Director Técnico de Rentokil Initial Chile y Latam, que nos explicó paso a paso cómo funciona este tipo de desinfección en tiempos de Coronavirus.

“Si tienes un caso confirmado o sospechoso de COVID-19 es de suma importancia tomar acciones de control de forma inmediata posterior a la notificación. Una de estas acciones, es realizar una desinfección correctiva especializada. Esta acción permite reducir el riesgo provocado por el virus y así disminuir las posibilidades de transmisión. Ya que al realizar la desinfección correctiva se corta la cadena de transmisión de la infección”, aseguró Fuentes.

A fin de eliminar y prevenir la presencia de bacterias y virus (incluyendo los coronavirus) presentes en el lugar, hoy se emplean diversos métodos de amplio alcance, efectividad y tecnología. Tales como la aplicación de desinfectantes con nebulizadores de micro gotas (5 micras), aspersores, entre otros.

La desinfección mediante la técnica de aplicación de desinfectante con nebulizadores de micro gota (5 micras), permite generar un neblina húmeda de desinfectante, cuya micro gota es tan pequeña, que permite llegar a los lugares de difícil acceso y así lograr tener una mejor cobertura del tratamiento. Logrando eliminar los patógenos presentes en estos lugares de difícil acceso. Además, al no sobre humedecer el área tratada evita dañar objetos y superficies.

Este tratamiento debe ser realizado por empresas especializadas en higiene ambiental y que cumplen con las autorizaciones entregadas por el Seremi Salud, según El D.S N°158.

¿Cómo se realiza? Antes de realizar el proceso se debe realizar una evaluación de riesgo, para identificar potenciales peligros de las instalaciones. En este proceso, no puede haber personas presentes y se deben proteger y/o retirar cualquier elemento sensible al desinfectante, tales como: Alimentos, artefacto eléctricos, entre otros.

Posterior a este proceso, viene la preparación y equipamiento de los profesionales para proceder con la desinfección espacial y de puntos críticos de contactos. De tal forma, de poder garantizar el contacto del desinfectante con la superficies y así poder cortar la cadena de transmisión de la infección del virus con las personas”, agregó el Director Técnico de Rentokil Initial Chile y Latam, Sebastián Fuentes.

Terminado el proceso, se mantiene un plazo de seguridad antes de volver al espacio tratado y se ventila para poder reintegrar a las personas.

“Nuestros técnicos calificados y certificados por UK en la desinfección especializada. Desinfectan
Los puntos críticos de contacto y los ambientes de las habitaciones y áreas que representan una amenaza de contaminación cruzada. Utilizando productos profesionales autorizados por el Instituto de Salud Pública, aseguró Fuentes.

Los técnicos experimentados en los protocolos de bioseguirdad personal, desinfectan de forma manualmente las instalaciones utilizando un desinfectante de superficie de alto nivel. Esto incluye la desinfección de puntos clave de contacto, como manillas de puertas y superficies de cocina, para ayudar a minimizar el riesgo de infección. La nebulización también se llevará a cabo, para ayudar a garantizar que se desinfecten todas las áreas necesarias.

El proceso funciona al llenar una habitación con una fina niebla de partículas de 5 micras. A medida que las partículas se depositan en todas las superficies, incluso las que nunca fueron tocadas por la limpieza convencional, el desinfectante entra en acción matando bacterias y virus rápidamente.

Luego de realizado el proceso, todos los desechos y residuos generados en la actividad se manejarán como desechos clínicos y se segregarán, transportarán y eliminarán correctamente de acuerdo con las normas vigentes.

“Es importante reforzar que estas acciones ayudan a mitigar la expansión de la cadena de infecciones, sin embargo son medidas complementarias y no sustituyen las recomendaciones de prevención informadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la autoridad Sanitaria como lo son el distanciamiento social, el lavado de manos frecuente y el uso de elementos de protección personal”, concluyó Fuentes.