Me enamoré de una chilena, me casé con un chileno. Años en suelo nacional, visas al día, trabajo diferente al que ejercieron en su país de origen, “¡no nos queda otra!”. Convalidar un título extranjero a veces puede resultar más que engorroso, sobre todo si el país de origen en el que se obtuvo no posee un tratado con Chile.

El reconocimiento o registro de títulos profesionales que fueron otorgados por algún país en convenio con Chile se realiza a través del Ministerio de Relaciones exteriores ¿Tratados que hoy tenemos? Los bilaterales con Brasil, Colombia, Ecuador, España (sólo se aplica a chilenos y médicos españoles), Perú, Uruguay;  y los multilaterales con Bolivia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Perú.

A los que no se encuentran dentro de ese listado (cuyos títulos o grados fueron obtenidos en países que no poseen un convenio actual con nuestro país), deben realizarse en la Oficina de Títulos y Grados de la Prorectoría de la Universidad de Chile o a través de su sitio web www.uchile.cl.

Daniel (34) es alemán y estudió en su país Management Assistant in Wholesale and Foreign Trade (Import and Export 2) e International Relation and Peace Studies en Inglaterra. “Llegué a Chile por amor. Cuando viajé alrededor del mundo conocí una chilena. Después de eso volví a Europa, estudié en la universidad y vine a Chile cinco años después para verla de nuevo. Desafortunadamente las cosas no funcionaron bien, pero yo sigo viviendo en Chile”.

Daniel lleva dos años y medios viviendo en nuestro país gracias a una visa permanente, y pese a tener su título convalidado (proceso que no tardó más de dos meses), hoy trabaja como freelance haciendo clases de inglés. Pero ¿por qué? Daniel aún no sabe hablar bien español.

Para Daniel no es cosa de título, pero no para todos resulta tan rápido el proceso de revalidación. Los extranjeros que desean validar un título otorgado en un Estado Parte de la Convención de México de 1902, relacionado con medicina o cirugía, es decir: médicos, odontólogos, químico-farmacéutico, veterinarios, nutricionistas, obstetras, kinesiólogos, tecnólogos médicos y enfermeras, deben rendir previamente un examen general que el Ministerio de Relaciones Exteriores, luego de evaluar los antecedentes, remitirá a la Universidad de Chile.

¿Cómo revalidar tu título de dentista en Chile y no morir en el intento? Esta es la premisa de www.elpacienteingles.org, el resultado del activismo social a cargo de Diego Jazanovich, un odontólogo británico titulado en el Kings College de la Universidad de Londres, el cual busca generar conciencia y transparentar el proceso de revalidación de títulos extranjeros de odontología en nuestro país.

“Pedro” (mantenemos su identidad en secreto por la delicada situación) tiene 43 años y trabaja en Chile como contralor en una clínica, supervisando y capacitando personal, pese a tener dos títulos universitarios, uno de Odontólogo y otro de Especialista en Ortodoncia, ambos obtenidos en la Universidad Central de Venezuela, “la primera casa de estudio de mi país”, nos cuenta.

“Pedro” decidió salir de su país por la situación que hoy vive Venezuela, lleva dos años en Santiago y ya tiene su visa definitiva. Actualmente se encuentra en el proceso para revalidar su título. “Encuentro el proceso lleno de irregularidades, injusto, poco objetivo y poco transparente. El primer problema que se me presentó fue pensar que lo que decía el reglamento de revalidación se cumpliría (…) Por ese trámite se paga un arancel en la caja de la Universidad de Chile. Vencido el periodo estipulado para recibir una respuesta, me enviaron una carta donde me informaron que podía revalidar (…) En su momento, realmente esa respuesta me golpeó”.

De acuerdo al Artículo 10 del Reglamento y con un “supuesto estudio de antecedentes curriculares” se estableció que tenía “un nivel parcial de formación académica, aún cuando cuento con una especialización que realicé bajo un programa a dedicación exclusiva de la primera casa de estudios de mi país, no de una universidad de garaje”, nos cuenta.

Para “Pedro”, las irregularidades continúan. El plazo en que se debía entregar la respuesta “del supuesto estudio de los antecedentes curriculares”, es de 60 días, pero en este caso tardó de noviembre a abril del siguiente año, “más de 60 días obviamente. No hubo explicación (…) Una vez que asimilé que tendría que presentar todos los exámenes obligatorios (17 en total), pensé ok, vamos a hacerlo”.

Otro inconveniente se presentó un mes antes del primer examen teórico, cuando se le envió un correo indicando una nueva bibliografía. “¡A un mes del examen! (…) Es totalmente injustificable que cambien la bibliografía a última hora, un registro tan extensa por otro totalmente diferente (…) Pasé estudiando 7 meses la bibliografía que cambiaron (…) Me parece una falta de respeto para con colegas, extranjeros sí, pero colegas al fin, odontólogos también, que se están jugando su futuro en un proceso donde siento que juegan conmigo, mi dinero y con mi tiempo. Siento que juegan a cansarnos para que desistamos”, denuncia.

“Luego de aprobar el primer examen, que es teórico, vienen los exámenes prácticos. Han sido una enorme tortura, un gran stress desde el inicio, principalmente porque no tienen un calendario, en cualquier momento puede llegar un correo de Revalidación (…) Muchas veces ha coincidido un examen con mis actividades de trabajo (…) Uno no puede planificar nada”, explica el odontólogo.

Posponer un examen genera un retraso en la finalización de los exámenes. De acuerdo al reglamento también hay un plazo para poder aprobar la reválida en su totalidad, si no se cumple ese plazo, el revalidante resultaría reprobado. “Me ahorraría mucho estrés si tan solo me dieran una programación mensual, así sabría con un tiempo lógico de anticipación, qué días tengo para presentar exámenes y podría avisar oportunamente en mi trabajo o planificar cualquier otra actividad”, nos el venezolano.-.

Según “Pedro”, además ocurren errores al enviar los resultados de los exámenes, “en mi grupo ya pasó con una revalidante que aprobó un examen, pero le enviaron un correo en el que le decían que había reprobado” ¿Qué nivel de credibilidad tiene el proceso?

En una carta al director publicada en La Tercera, Jazanovich escribió, “Señor director: Soy inmigrante y llevo tres años en Chile. Revalidar mi título británico de dentista ha sido un proceso retrógrado y kafkiano (…) El procedimiento actual es tan pedregoso que en nueve años ha revalidado 66 títulos. Vine desde Londres confiando en el sistema, para terminar descubriendo que es oscuro, injusto e irresponsable. Se han violado los derechos de decenas de odontólogos que de buena fe pagamos las 20 UTM y sacrificamos tiempo, familia y dinero, esperando que las normas se cumplieran. En 2015 expuse a la facultad responsable de dicho proceso en una investigación realizada por una revista de circulación nacional, por infringir normas de bioseguridad y radioprotección que ponían en riesgo a cada postulante. También se ha violado la ley de protección de datos (…) La universidad ha vulnerado el reglamento de revalidación y ha violado los períodos reglamentarios de calendarización, incluso poniendo exámenes de un día para otro. El reglamento no está solo para ser cumplido por postulantes, sino también por el ente regulador”.

¿Qué se responde? Los tratados, la Universidad de Chile, los reglamentos… ¿argumentos válidos?Ya no estamos tan seguros.