Uno de los puntos clave a la hora de decorar un ambiente es la iluminación. Con ella, podemos hacer de un sitio plano y frío, un punto acogedor y con intención. Por eso, para dar un nuevo aire, ya sea para una tarde de relajación o para cambiar el look de un rincón, es que te queremos dar alguno tips para decorar con velas, reales o eléctricas, y lograr con este pequeño aporte un gran cambio en la emoción que transmite un determinado espacio.

Antes algunas recomendaciones: Ten siempre presente que las velas pueden provocar accidentes si están cerca de materiales combustibles. Asegúrate de que están sobre una base protectora y estable, para no quemar nada ni dañar algo con su cera o temperatura.

-Profundidad: velas en distinto niveles y ángulos le darán profundidad visual al lugar, juega poniéndolas sobre libros o mesas laterales, así como también, ponerlas sobre o frente a espejos proyectará la luz de una manera suave y amplificadora.

-Foco visual: si quieres un toque romántico y quieres dar importancia a un punto como una mesa, por ejemplo, ilumínala solamente con velas, no es necesario que pongas muchas (no queremos que parezca un velatorio), basta con un par de velas grandes en arreglos o candelabros y lograrás el efecto. Lo mismo puedes hacer en un baño si quieres darte un momento relajante; pon las velas en grupo que hagan de foco visual al rededor de tu tina, mejor aún si son aromáticas.

-Nueva imagen a tu terraza o jardín: ya sea que quieras pasar ahí un momento o, simplemente, verlo por la ventana, crea un espacio cálido con velas entre plantas, jugando con las sombras. Puedes ponerlas en faroles de vidrio o dentro de frasquitos, verás cómo cambia cuando la luz aparece como chispas que dan otra vida entre lo verde.

Inspírate con esta galería que seleccionamos en la web.