Abajo se fueron los argumentos y toda la bomba mediática que Bolivia tuvo durante años en contra de Chile, protestando por una salida al Pacífico. Ayer, la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, falló en favor de Chile. El presidente del tribunal, Abdulqawi Ahmed Yusuf, declaró que los jueces, por 12 votos a favor y solo 3 en contra, fallaron que Santiago no está obligado a ceder.  Chile, “no está jurídicamente obligado a hacerlo, porque ninguno de los acuerdos o tratados firmados por ambos países a lo largo de los años así lo indica; tampoco lo indican otras resoluciones internacionales”, dijo Yusuf.

Según claramente se explicó en el diario EL País,  “El litigio llegó a la CIJ en 2013, cuando Bolivia demandó a Chile para recuperar una salida al océano. No pedía con ello la devolución de una parte del territorio perdido en la Guerra del Pacífico (1879-1884), sino desbloquear el “tapón” geográfico creado entonces, refrendado con la firma del tratado de paz de 1904.”

El gran paso que daba, según Evo Morales, “respaldo” a sus acusaciones contra Chile es que la Constitución boliviana considera al Pacífico como “Patrimonio de la Humanidad”, pero, además de no ser una postura acuciosa comercialmente, deja de lado el contexto real de la acusación. “Bolivia ha ignorado el contexto de la Guerra del Pacífico y la CIJ no es un tribunal de historia, sino de derecho”. Dijo la defensa chilena.

Desde 2015 que los dimes y diretes entre paises estaban en la CIJ y también en las redes sociales, levantando odiosidades en la población, y la postura de Morales fue siempre intentar que Chile se viera obligado a ceder a un acuerdo que le diera salida al mar, a lo que el país acusado reiteró, en numerosas ocasiones, que Bolivia “busca victimizarse y presenta argumentos distorsionados”, ya que “ejerce como ningún otro país el acceso a los puertos chilenos del Pacífico”,  como declaró en su momento Roberto Ampuero, ministro de Exteriores chileno.

“Bolivia tiene plena autonomía aduanera en los puertos chilenos de Arica y Antofagasta y tiene el derecho a mantener mercancía en tránsito por 12 meses, con almacenamiento sin costo para sus importaciones. Y 60 días de almacenamiento gratuito para sus exportaciones, franquicias que no extienden a ningún otro país, ni a los propios empresarios chilenos” (fragmento de el libro Vocación de paz. La política exterior de Chile, de la cancillería chilena).

Con todo, La Haya animó a ambas partes a dialogar para evitar resentimientos sociales y políticos. Morales, por su parte, tras el fallo de la CIJ, agradeció a su pueblo de mantenerse unido durante el proceso y en Chile, Sebastián Piñera declaró: “La corte ha hecho justicia y ha puesto las cosas en su lugar, estableciendo en forma clara y categórica que Chile nunca ha tenido ninguna obligación de negociar una salida al mar” y agregó que si Morales sigue en su postura de exigencia, “No hay nada que conversar”.