A pesar de los avances en iniciativas gubernamentales y ONGs, la violencia contra las mujeres en Latinomérica sigue siendo preocupante a nivel mundial ya que, la región, sigue teniendo 14 de los 25 países con mayor tasa de “femicidio”. La falta de marcos legales y la indulgencia social aparecen, según los analistas, como principales causas.

En los últimos meses, hemos visto en la prensa cómo los distinto movimientos feministas y “pro mujeres” han logrado avances no solo en Chile, sino también reformas de peso en los códigos penales de países como Honduras, Brasil, Argentina, Colombia, entre otros. Pero no es suficiente, según los informes de ONU Mujeres, la diferencia sustancial parte por la educación y por el nivel de cambio sociocultural respecto de la participación de la mujer en la sociedad.

Así también lo afirmó Isabel Plá, ministra chilena de la Mujer y la Equidad de Género: “Se necesita un cambio cultural importante… En nuestras sociedades aún no hay un consenso de que en ninguna circunstancia una mujer puede ser violentada”, comentó a un medio regional.

En México donde mueren más de siete mujeres al día víctimas de la violencia de género, comparten la visión de Plá, ya que el coordinador de asuntos jurídicos del Instituto Nacional de Mujeres, Pablo Navarrete Gutiérrez,  atribuye la crítica situación a la “permisividad social” frente a este tipo de asesinatos.

Desde ONU Mujeres declaran que la misión es lograr disminuir estos delitos y erradicar globalmente la falta de condena a los mismos. Por eso, en su Iniciativa Spotlight se unen las fuerzas de las distintas entidades de las Naciones Unidas con la Unión Europea, realizando inversiones específicas a gran escala en Asia, África, América Latina, el Pacífico y el Caribe con el fin de mejorar, considerablemente las vidas de las mujeres y las niñas y así, para el 2030, reducir radicalmente la violencia misógina.

Pero también hay medidas en las que todos podemos colaborar para que esta situación cambie, por eso ONU Mujeres propone 8 formas para que todas, sin importar nuestra nacionalidad, participemos por un vuelco social, tal como lo hicieron ejemplares mujeres, con todo en su contra, y lo lograron (revisa sus historias aquí).  ¿Quieres saber cómo? Detallamos los pasos a continuación:

1-  Alza la Voz: Tanto en conversaciones con familiares o amistades como en la participación en una organización activista, la manera más importante de actuar por la causa es alzar la voz. Al alzar la voz por los derechos de las mujeres y la igualdad de género, puede aumentar la conciencia al respecto y derribar obstáculos.

2- Apoyo mutuo: Desde nuestra área de preparación, el apoyo a las mujeres y a aquellas personas que trabajan por el “empoderamiento” de las mujeres es fundamental para lograr la igualdad de género. Se puede trabajar con mujeres para ayudarlas a desenvolverse en el sistema jurídico, o apoyar a mujeres emprendedoras de la comunidad. Una mano es siempre necesaria.

3- Compartir trabajos domésticos: El cambio empieza en casa. Entre cocinar, limpiar, cuidar de las niñas, los niños y las personas mayores, las mujeres realizan al menos 2,5 veces más trabajo doméstico y de cuidado no remunerado que los hombres. Por tanto, tienen menos tiempo para dedicar al trabajo remunerado o trabajan más horas, combinando trabajos remunerados con otros que no lo son.

4-Involúcrate: Presentarse a unas elecciones locales o apoyar a candidatas y candidatos que entiendan las necesidades específicas de las mujeres en su comunidad, es una manera fundamental de garantizar los derechos de las mujeres. No es sólo cuestión voluntad, sino también de acción.

5-Eduquemos a las nuevas generaciones: Las y los activistas jóvenes de todo el mundo dan el paso por la igualdad de género. Con la conciencia al respecto de los jóvenes, y su educación sobre los derechos de las mujeres, podemos garantizar un mejor futuro.

6-Conocer los derechos: Se necesita hacer valer los Derechos Humanos para las mujeres ante todo y por sobre todas las objeciones sociales.

7- Únete a la conversación:  El activismo pro mujer tiene muchas formas y el objetivo no es castigar a unas cuantas personas, sino conseguir el cambio real en las actitudes de la gente y en el sistema para acabar con la tolerancia social hacia este tipo de violencia.

8- Dona recursos a la institución que más te haga sentido en esta causa. Si te interesa aportar a ONU Mujeres puedes hacerlo en UNwomen.org