A veces cocinar algo en familia puede ser una terapia útil para liberar el estrés, aprovechando que las cuarentenas nos obligan a estar más tiempo juntos. ¿Ganas de tomar el té con galletas caseras? A continuación te dejamos tres recetas que encontramos entre tantas disponibles, que son fáciles y además te dan opciones en sus ingredientes: mantequilla, aceite de coco y aceite vegetal. La que más te acomode. Te recomendamos que consideres la creatividad a la hora de cocinarlas, si quieres puedes agregar almendras, reemplazar algunas cucharadas de harina por cacao en polvo, decorarlas con frosting de colores, o lo que quieras, crear sobre estas simples recetas es fácil y delicioso.

Galletas de aceite de coco

  • 100 ml de aceite de coco
  • 1 taza de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 1 taza de harina
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla

Preparación: Batir los huevos con el azúcar. Luego añadir el aceite de coco y dos cucharaditas de vainilla. Volvemos a batir muy bien y le sumamos la taza de harina. Volvemos a batir muy bien y reservar. A continuación, untar el papel de horno con aceite de coco y colocar las porciones de masa. Por último, poner la bandeja en el horno precalentado a 180 grados durante 20 minutos. (www.solandecabras.es)

Galletas sin mantequilla con aceite

  • 280 g de harina normal
  • 100 g de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 yema
  • 70 g de aceite (de girasol u otro aceite de gusto suave)
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita al ras de levadura química (tipo Royal)
  • ralladura de limón o esencia de vainilla

Preparación: En un bowl unir el aceite, el azúcar, el huevo y la yema, la ralladura de limón y la pizca de sal. Mezclar con un tenedor hasta que esté todo unido. Tamizar la harina con la levadura e incorporar al bowl, mezclando hasta que se empieza a formar la masa. Cuando no podemos ya mezclar más con el tenedor, pasar la masa a la mesa de trabajo y amasar a mano, sin que esta de pegue en los dedos (si hace falta incorporar un poquito más de harina). Luego, con un rodillo extender la masa dejándola de unos 5 mm de espesor, cortar las galletas con un cortador, un vaso, o incluso hacer bolitas y las aplastarlas un poco. Disponer las galletas en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal, un poco separadas entre sí, y hornear en horno precalentado a 180°C por 10-12 minutos, hasta que los bordes comienzan a dorarse (no dorar más de ese punto ya que se ponen duras). Sacar del horno y pasarlas a una rejilla para que se enfríen. (www.pequerecetas.com)

Clásica galleta de mantequilla (versión simple)

  • 125 gr. de mantequilla
  • 50 gr. de azúcar
  • 170 gr. de harina

Mezclar la harina previamente tamizada, el azúcar y la mantequilla a temperatura ambiente. Amasar con las manos o con una amasadora. Si amasamos a mano, al principio parece que haya exceso de harina pero en pocos minutos se consigue una masa consistente y manejable. Dividir la masa en dos, hacer una bola con cada mitad y refrigerar durante 15 minutos. Precalentar el horno a 180º. Pasados los 15 minutos, alisar cada bola con un rodillo y dejamos una masa de 0,5 cm. aproximadamente. Si la masa se queda pegada al rodillo, engrasar con un poco de aceite. Hacer formas a la masa y la colocamos en la bandeja de horno sobre papel sulfurizado. Hornear 15 minutos vigilando que no se quemen, tienen que quedar blancas, ligeramente tostadas pero no mucho. Puede parecer que están muy blandas pero es la típica masa que endurece fuera del horno. Dejamos templar y listas para comer. (www.20minutos.es)