Las actuales tasas de interés con bajas históricas, hacen que el préstamo para  la vivienda sea más asequible y sea una temporada ideal para invertir. Esto, sumado a la disposición de gran parte de los bancos a financiar hasta el 80% del valor de las propiedades y al crecimiento sostenido de la actividad inmobiliaria Chile, configura un ambiente propicio para la compra de inmuebles según Pablo Arentsen, gerente inmobiliario de Exxacon.

¿Qué tasa de interés elegir al hacer una inversión inmobiliaria con crédito hipotecario?

En el país los bancos ofrecen en créditos hipotecarios en tasa de interés fija o variable. Cada una tiene sus pros y contras y conviene analizarlas con detenimiento para tomar una decisión informada al momento de realizar una inversión inmobiliaria afirma el gerente de la inmobiliaria del SmartLiving.

Tasa fija: Es de las más comunes en los préstamos para inversión inmobiliaria Chile. Tal y como lo indica su nombre, hace referencia a la tasa de interés que no presenta variaciones a lo largo de la hipoteca, siendo siempre la misma. Entre sus principales ventajas cabe destacar:

  • Presupuesto fijo: al conocer la tasa en todo momento, es más sencillo planificar el presupuesto mensual e incluso anual.
  • Estabilidad: la tasa fija permite mantener el mismo presupuesto durante todo el año, generando estabilidad financiera.
  • Tranquilidad: el saber que el monto del crédito no será afectado por variables externas ni incidirá de modo negativo en la inversión inmobiliaria, genera en el inversionista tranquilidad financiera.

Su principal desventaja es que suele ser más alta que en las hipotecas de tasa variable.

Tasa variable: Contrario a la tasa fija, ésta cambia a medida que pasa el tiempo. Se conforma de la suma de la Tasa Anual Bancaria (TAB) –que varía diariamente- y de un porcentaje fijo acordado con el banco, denominado “spread”.En ese sentido, el dividendo a pagar sube o baja en función de la TAB. Entre sus principales ventajas es posible destacar las siguientes:

  • La tasa variable es más baja que en el caso de una hipoteca de tasa fija.
  • La tasa podría ir en descenso en algún momento, beneficiando seriamente al consumidor como sucedió en la semana del 24 al 30 de junio pasado en que las tasas de interés de los préstamos hipotecarios cayeron a un promedio de 2,73%. Hay que recordar que en 2016 y mitad de año de 2017, las tasas de interés de los créditos hipotecarios presentaron una baja de 0,75%, pasando de un 3,5% a un 2,75%, lo que derivó en un incremento de las ventas de proyectos inmobiliarios.

Como desventaja, las tasas variables pueden aumentar considerablemente de un momento a otro, afectando así las finanzas del deudor. Además, es difícil realizar un presupuesto mensual cuando el dividendo a pagar varía continuamente.

Entonces qué tasa conviene más

Todo depende de la disposición al riesgo del consumidor y de su capacidad económica. Como ya se señaló, la tasa de interés variable suele ser menor a la fija, pero presenta el riesgo de aumentar en cualquier momento, por lo que es necesario estar preparado tanto mental como económicamente para absorber las variaciones del dividendo.

La fija, aunque más alta, no supone riesgos asociados a las fluctuaciones de la economía. Es la manera ideal de realizar inversión inmobiliaria para compradores conservadores que no quieren correr mayores riesgos.

En cualquier caso, es recomendable que el usuario busque la asesoría de un experto que le ayude a elegir teniendo en cuenta su historial financiero y los indicadores macroeconómicos del país. Pero lo más importante es aprovechar la gran oferta de proyectos inmobiliarios que existen a precios competitivos, y adquirir una buena vivienda indicó Pablo Arentsen de Inmobiliaria Exxacon.