Imágenes devastadoras, cámaras de seguridad, fotos en redes sociales que se hicieron virales, algunas son falsas, pero lo cierto es que la magnitud de destrozos del huracán Irma fue comparable al de Katrina en 2005, dejando  su huella en la seguidilla de desastres naturales de los pasados días.

Para ponernos en perspectiva, el diámetro de este ciclón, generado en el Atlántico, si lo tuviéramos pasando por nuestra región habría sido de un tamaño suficiente como para alcanzar Santiago y  Buenos Aires de una sola vez. Si a esto le sumamos los 5 puntos de magnitud en la escala Saffir-Simpson (puntuación más alta, que Irma superó en algún momento) estaríamos hablando de vientos sostenidos de más 250 km/h.  Claramente, no sería un escenario muy auspicioso.

El fin de semana, Irma hizo su tour por el caribe y llegó, finalmente a Florida donde ahora hay más de 5 millones de personas sin electricidad. En su paso dejó un recuento que se actualiza a cada minuto, algunos hablan ya de 35 muertos, como lo indicó la Defensa Civil cubana y otros hacen un desglose de dos muertos del lado holandés de San Martín, dos en Puerto Rico, uno en Barbuda, cuatro en las Islas Vírgenes, 10 en las islas francesas San Martín y San Bartolomé, además de decenas de heridos en toda su trayectoria, y un desaparecido en Haití, donde más de 5.000 personas estaban en refugios. Esto, más la pérdidas materiales y las precarias condiciones sin electricidad y escases de agua y provisiones tras el paso del huracán.

Si bien sigue siendo “extremadamente peligroso”, como lo advirtió el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos. Irma ha ido bajando su magnitud hasta nivel 1 en la categoría de tormenta tropical y se dirige hacia los estados de Georgia, Alabama, Misisipi, Tennessee y Kentucky, según se informó ayer.

¿Algún aspecto menos caótico? Al parecer sí, al menos ayer las bolsas mundiales repuntaron a niveles considerables, atribuidos a la pausa que Irma provocó en la tensión geopolítica de EE.UU y Corea del Norte, sumado a que en algunas zonas el ciclón fue menos devastador de lo esperado.

Según el Diario Financiero informó ayer, “el índice global del MSCI, que incluye a mercados emergentes y desarrollados, renovó sus máximos históricos, impulsado por la recuperación en las bolsas asiáticas y europeas. El indicador estaba hoy por encima de los 479,5 puntos y había llegado a crecer 0,7%”.

Por su parte, Europa también mostró un alza de hasta cerca de un 1,4%; el Dow Jones creció en más de 1%, al igual que nuestro índice IPSA y, a su vez, los llamados “puertos seguros” frente a una crisis como son el franco suizo, el yen y el oro, fueron los que mostraron caídas a nivel mundial.

Al parecer, y a pesar de la angustia y tragedia que provoca Irma, el mundo le puso al mal tiempo, buena cara y por un par de días la sensación de crisis salió de la economía. Arriba el ánimo y a ver cuánto nos dura.