El anuncio del presidente sobre el proyecto de Identidad de Género, desde hace días, que está en el tapete por la polémica que genera entre los distintos actores de la sociedad y una vez más, los dichos de Monseñor Ezzati prendieron la llama.

“Hay que ir a la realidad de las cosas. No porque yo a un gato le pongo nombre de perro, comienza a ser perro”. Fue lo que declaró al respecto, tratando, según explicó posteriormente, de hacer alusión a la corriente filosófica del nominalismo que sugiere que el nombre dado a las cosas las define en su esencia, el problema fue que el mensaje de fondo no fue acogedor y el ejemplo, tomado como una burla más que como una explicación.

Tanto así, que las reacciones llegaron rápidamente. Cecilia Perez, vocera de gobierno, declaró en las redes: “Lamento las desafortunadas declaraciones de monseñor Ricardo Ezzati. Hoy, Chile avanza en mayor inclusividad y nos exige a todos que dialoguemos los temas de nuestra sociedad desde el respeto y sin prejuicios ni descalificaciones.” Daniela Vega también reaccionó e invitó desafiantemente a Ezzati a “conversar” con ella, si se atrevía; y desde la misma iglesia, Felipe Berríos envió un mensaje de audio a Franco Fuica, presidente de Organizando Trans Diversidades (OTD), pidiendo perdón por las palabras del Arzobispo.

“A través de este medio, quisiera comunicarme con la comunidad trans y decirles que siento desconcierto y vergüenza por las palabras emitidas por el cardenal de Santiago, Ezzati. No sólo por lo hiriente de sus palabras, sino que también refleja un modo de pensar que no es el modo de pensar de la Iglesia Católica”. “Como sacerdote quiero pedir perdón a todos los que se han sentido heridos. No tenemos que soportar esa clase de agresiones y pensamientos tan absurdos, que reflejan también mucha ignorancia. Por eso, a todos ustedes quisiera darles mi apoyo y un abrazo grande”, dijo.

Así, la bomba fue tomando características de bola de nieve y muchos se sumaron al disgusto hasta que Ricardo Ezzati tuvo que pedir disculpas públicas. ¿Todos tranquilos? No, Ezzati tiene ya varias acciones que ganan adversarios, como lo fue la caja de chocolates en su visita a Karadima y gestos relacionados a dicho caso de pedofilia que no se suavizaron ni con la venida del Papa Francisco este verano. Todo lo contrario, pareciera que la Iglesia por un lado desestima la importancia de la identidad de genero y condena la diversidad, pero por otro lado es indulgente con los casos de abusos sexuales.

Para la Iglesia no es un momento fácil y tampoco para Ezzati. Esta semana se lleva a cabo la 115° Asamblea de la Conferencia Episcopal de Chile en Punta Tralca y se esperaba que fuera una instancia de revisión tras la primera visita de un Papa a Chile en 30 años y se evaluaran los pasos a seguir de la Iglesia chilena en el contexto país, pero el panorama se complicó. Además, se suma el hecho de que Monseñor Ezzati fue ratificado por el Papa para seguir en sus funciones a pesar de cumplir la edad para dejar el cargo y de haber presentado, en su momento, su renuncia. Sin embargo, dada la situación actual y el descontento acumulativo de varios sectores, la Asamblea se reúne con varios problemas sobre la mesa y con la dificultad para determinar un sucesor del actual Arzobispo de Santiago, si así se determinara por orden de Su Santidad el Papa Francisco.

Los posibles sucesores:

  • Juan Ignacio González Errázuriz, 59 años, Obispo de San Bernardo y miembro del Opus Dei.
  • Fernando Chomalí Garib, 59 años, Arzobispo de Concepción del clero Diocesano.
  • Cristián Contreras Villarroel, 57 años, Obispo de Melipilla del clero Diocesano (se dice es el candidato de Ezzati).
  • René Rebolledo Salinas, 58 años, Arzobispo de La Serena del clero Diocesano.

Todos los mencionados han sido centro de polémica en los últimos años por el caso Karadima o por dineros cuestionados, aún así, sea quién sea el posible elgido, el porceso de los candidatos es pasar por dos personas claves antes de llegar al Papa: el Perfecto para la Doctrina de la Fe, Cardenal Gerhard Ludwig Müller; y el Perfecto de la Congregación para los Obispos, Cardenal Marc Ouellet; ambos conservadores, quienes velan por asuntos de doctrina.

Todo esto está en veremos y no hay luces claras, como también lo está el proyecto de Ley de la Identidad de Género que propone el asunto como decisión personal teniendo la mayoría de edad o el cambio de registro de sexo para los adolescentes de entre 14 y 18 años, previa evidencia científica y autorización de los padres; que fue aplazado para mayo. ¿Qué paso dará Chile entonces?