Se trata de una proteína esencial en nuestro cuerpo que forma parte de la estructura de la dermis y otorga aspecto de firmeza, elasticidad e hidratación. Supone casi un 25% del total de proteínas y está presente en la piel, huesos, ligamentos, tendones y cartílagos.

Cerca de los 30 años la producción de colágeno se va reduciendo alrededor de 1,5% cada año y empiezan a aparecer los primeros signos de envejecimiento de la piel. El principal desafío está en retrasar este proceso y por eso la mayoría de los tratamientos médicos y estéticos están enfocados en dar firmeza y combatir la flacidez.

El sol tiene un efecto nocivo sobre nuestra piel, destruye el colágeno y la elastina y fomenta la producción de melanina, por ende, aparecen manchas. Lia Klarmann, cosmetóloga y maquilladora, asegura que para hablar de una piel sana es necesario destacar su cuidado diario a través del uso de factor solar y limpieza profunda. “La radiación UVA es responsable de más del 70% de los signos de envejecimiento, como líneas de expresión, arrugas y pérdida de firmeza, por lo que es importante su uso tanto en invierno como en verano. La limpieza del rostro en las mañanas y en las noches es esencial para remover el maquillaje, sudor, contaminación y rastros del protector solar”.

Sin embargo, el cuidado de la piel también pasa por otros factores. “Para evitar su deterioro se recomienda tener hábitos saludables, dormir bien y alimentarse con productos naturales y menos procesados”, asegura la cosmetóloga Francisca Vorwerk. En esta época el aire frío y exceso de calefacción secan la piel, así que mantenerla hidratada es vital para que se mantenga lo más sana posible. “En invierno, los vasos sanguíneos se contraen por el frío lo que hace que la piel reciba menos nutrientes y
oxígeno. Por eso, es importante mantener una rutina de cuidados faciales, con cremas hidratantes que ayuden a conservar la barrera protectora de la piel. A esto se suma la necesidad de realizarse con cierta frecuencia tratamientos, masajes y terapias de oxigenación para mantener el correcto funcionamiento de la piel que tan estresada se ve día a día por el medio ambiente, nuestra alimentación etc. La constancia es clave para mantener una piel sana”, afirma Vorwerk.

El 25 de agosto es el Día Internacional de la Piel y para celebrarlo desde Oriflame, marca sueca de belleza, nos recomendaron una rutina diaria de cuatro pasos que ayuda a retrasar el deterioro de la piel con su línea NovAge Ecollagen: un set de cinco cremas desarrollado con Tri-Peptide, ácido hialuronico de bajo peso molecular y extracto de células madre de Edelweiss.

Todo lo que tienes que hacer es seguir la rutina de cuatro pasos, dos veces al día, todos los días, y disfrutar de la diferencia que hace.
PASO 1: LIMPIAR – PREPARARSE PARA ABSORBER
La limpieza de la piel por la mañana y por la noche elimina las impurezas para una buena salud de la piel y crea condiciones perfectas para absorber el resto de los productos en la rutina.
 Salpica tu cara con agua tibia.
 Dispensa una gota de gel limpiador en la palma de tu mano húmeda  Masajea suavemente sobre la piel húmeda con las yemas de los dedos, evitando el área de los ojos.
 Seca suavemente la piel con una toalla suave.

PASO 2: OJOS – ENFOQUE EN LOS OJOS
Las cremas para los ojos tienen texturas más claras, no tienen fragancias y están especialmente formuladas para satisfacer las necesidades únicas de la zona de los ojos, como líneas, hinchazón y ojeras.
 Dispensa una pequeña gota de crema para cada ojo.
 Vierte la crema a lo largo de tu hueso orbital con la punta del dedo anular. Evita el contacto directo con los ojos.
 Golpea suavemente sobre la piel hasta que se absorba.

PASO 3: AUMENTAR – ACTIVAR EL PODER
Los sueros son el refuerzo de la rutina, su textura fluida está diseñada para administrar sus activos hidratantes y para preservar la juventud de manera rápida y eficiente, antes de aplicar la crema de día o de noche.
 Dispensa una gota de suero en el dorso de tu mano.
 Recoge el producto con la punta de los dedos y salpícalo ligeramente sobre la cara, evitando el área de los ojos.
 Golpea suavemente sobre la piel o extiéndela suavemente por toda la cara hasta que se absorba.

PASO 4: HIDRATACIÓN – REEMPLAZAR Y PROTEGER
Las cremas de día y de noche proporcionan la capa final de ingredientes activos junto con la hidratación. La crema de día está diseñada para ayudar a hidratar y proteger tu piel, mientras que la crema de noche está diseñada para restaurar y reponer mientras duermes.
 Aplica solo 5 puntos de crema del tamaño de una arveja: en la frente, cada mejilla, la nariz y la barbilla.
 Usa las yemas de los dedos para acariciar suavemente o masajear la crema de manera uniforme en toda la cara, evitando el área de los ojos, hasta que se absorba completamente.