Desencuentros diplomáticos, manifestaciones en las calles, tensión. En medio de este ambiente turbulento, se desarrolló la cumbre del G20 en Hamburgo, Alemania, la que dejó a su paso un acuerdo mínimo sobre el clima y comercio, y la primera reunión entre Donald Trump y Vladimir Putin.

El G20 está conformado por las 20 caras de los países industrializados y emergentes del mundo, tales como Estados Unidos, Canadá, México, Argentina, Brasil, Sudáfrica, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Turquía, Arabia Saudita, Rusia, China, India, Australia, Indonesia, Japón, Corea del Sur y la Unión Europea. Las decisiones que aquí se toman son de gran valor, pues estas naciones, son responsables del 90 por ciento del rendimiento económico en todo el mundo.

En materia de compromisos comerciales, las posiciones proteccionistas de Donald Trump rompieron el statu quo del G20 a favor del libre comercio y el comunicado final reflejó este difícil equilibro, el cual busca renovar su compromiso contra el proteccionismo, pero también hace referencia a los “instrumentos legítimos de defensa comercial”, dejando abierto un mundo de interpretaciones sobre cuáles serían dichas herramientas para proteger la industria.

“Mantendremos los mercados abiertos destacando la importancia de marcos de comercio e inversión ventajosos para todos; continuaremos combatiendo el proteccionismo, incluidas todas las prácticas comerciales injustas y reconoceremos el papel en este ámbito de los instrumentos legítimos de defensa”, expresa el borrador del G20 el cual se someterá a la aprobación de los Jefes de Estado y de Gobierno.

En relación al cambio climático, “el capítulo sigue abierto”, tanto respecto la salida de Trump al Acuerdo de París como a la insistencia en mantener el uso de las energías fósiles, las que son consideradas como las principales causales del calentamiento global.

En cuanto a la entrevista entre Trump y Putin, fue “Un diálogo bueno, honesto y sincero entre EE.UU. y Rusia no puede sino beneficiar a todos”, declaró la canciller de Alemania, Angela Merkel en una rueda de prensa tras la conclusión de la cumbre del G20 en Hamburgo.

Uno de los momentos más esperados fue el que convocó a ambos mandatarios, los que trataron las presuntas interferencias rusas en la campaña electoral de 2016 y la crisis de Siria y Ucrania. “Química” en una reunión de dos horas y cuarto, la que Trump calificó de “fantástica”, mientras que el presidente ruso aseguró que “el Trump que ves en televisión es muy distinto del Trump real”.

Al margen de la cumbre, el presidente norteamericano y su colega británica, Theresa May, se dieron espacio para un desayuno de trabajo en el que anunciaron que han “estado trabajando en un acuerdo comercial que va a ser un acuerdo muy, muy grande, un acuerdo muy potente, bueno para ambos países y creo que se va a lograr muy, muy rápidamente”, expresó Trump. Sin embargo, éste se concretaría luego que el Reino Unido complete su salida de la Unión Europea.

¿Novedades? Según el comunicado de la cumbre de Hamburgo, la presidencia rotativa del G20 (la cual permite que cada país incluya en la agenda los temas que más le interesen), pasará en 2019 a Japón y a Arabia Saudita en 2020, mientras que la edición de 2018 se celebrará nada más y nada menos que en Argentina. Hasta entonces, tendremos espacio para ver en la práctica las materias tratadas en 2017, ¿sacaremos algo en blanco?