Casi siempre los emprendimientos nacen de un proceso personal y eso, Luchi  Cosenza lo sabe. Esta diseñadora industrial dejó todo tras una profunda depresión y, al hacer una pausa, decidió dedicarse a desarrollar su arte de una forma que conectara con otros. Así, llegó a ser la Cuenta Platos: por cada historia personal que alguien le cuente, crea un diseño que plasma en un plato o en un tazón individualizado y ha sido todo un éxito. Su emprendimiento ya es reconocido y cotizado en toda Guatemala.

Aún así, Luchi no se queda solo en eso, siente como misión personal ayudar a mujeres a sanarse a sí mismas con charlas motivacionales y promoviendo el amor propio. Llena de energía, amor y superación, se dio el tiempo para conversar con Stampa Magazine y contestarnos algunas preguntas para que todas la pudiéramos conocer mejor.

¿Cómo nace la idea detrás de Cuenta platos?
Cuenta Platos nació en el 2014 cuando me diagnosticaron con depresión y estaba viviendo en Alemania con mi hermano. Recuerdo que me sentía súper mal, la verdad no tenía ganas de vivir pero fue un 8 de octubre cuando pensé “nunca más voy a volver a sonreír” en ese momento dije “si puedo, soy súper huevuda y depende de mi” dibuje un huevo y puse una capa con la frase “súper huevuda” al volver a Guatemala escribí mi “plan de negocios” para hacer Cuenta Platos y el 6 de octubre del 2015 empecé a vender por facebook. La idea principal era pintar historias en platos para niños para que leyeran mientras comían, pero en lo que averiguaba qué material era bueno para ellos, empecé a pintar para adultos y 4 años después sigo pintando historias. 
¿Qué es lo más difícil de ser emprendedora?
Valorarte, creo que muchas veces nos perdemos en que “nadie nos valora” o “nadie apoya nuestra idea”, pero realmente la pregunta es ¿me estoy valorando yo? El miedo es súper astuto y nos ataca muchas veces y es ahí cuando debes decir: “Yo puedo, mi idea es buena y voy a salir adelante”. Siempre me repito que si todo depende de mi, ¿porqué voy a tener miedo?, los límites están únicamente en mi mente. 
¿Cuál fue tu principal motivación? 
La Luchi que yo era hace 4 años cuando tenía depresión, esa Luchi que tenía miedo y no sabía cómo salir adelante, ella le echó ganas sin nada y me motiva a seguir. Mi otra motivación es mi sobrinita Elsita a quién le digo Flipy, ella es mi razón de vivir y ser mejor cada día, sólo por hoy.
 
Siempre recalcas que tu proyecto te salvó la vida, ¿qué les dirías a tantas mujeres que están pasando por un difícil momento o no se atreven a avanzar?
Les diría que esto también va a pasar, que este momento es un despertar y es bueno, en ese momento no lo entendemos, ni vemos la luz al final del túnel, pero esa sacudida puede ser el inicio de una nueva vida. Sólo es de desprendernos, entender qué está pasando y qué estamos dispuestas a hacer para construir una nueva vida, está en ti esa fuerza y yo sé que lo puedes lograr. 
¿Cuál crees es el rol de la mujer actual?
Una mujer proactiva, emprendedora, inquieta, que no acepta un no. Creo que estamos cambiando el mundo pero es un reflejo nuestro, el mundo está cambiando porque la mujer está cambiando y su ambiente es reflejo de su ser. Mientras tú mejoras y eres tu mejor versión, el mundo mejora y ese es nuestro rol. 
Proyectos 2018
Ahorita, empezar el primer taller de amor propio de 6 semanas en Sophos, también lanzar colección de impresos; post its, libretas, papelería, todo esto para crecer el imperio cuentero que son artículos de Cuenta Platos para todos, niños y adultos; seguir trabajando en radio y hacer conferencias y talleres para llegar a ser speaker de talla mundial.
Preguntas rápidas
Infaltable en tu closet: Mis tennis.
Las redes sociales: @Cuentaplatos.
Tip motivacional: “Si todo depende de mi, por qué voy a tener miedo”.
Tu peor enemigo: La frustración.
Ser mujer: Es virguísimo (ríe).