Regalonear nuestra piel de vez en cuando es necesario y qué mejor si podemos hacerlo de una forma natural con ingredientes que tenemos en casa.

A continuación te dejamos algunas opciones para que experimentes y fabriques tus propias mascarillas.

Máscara para piel seca

La palta es un fruto tropical que guarda mucha agua en su interior, por ello es ideal para aliviar un cutis seco. Muele una palta, añádele un poquito de leche y remueve hasta conseguir una masa pastosa. Aplícate la mezcla en la cara y déjalo actuar durante 20 o 30 minutos. Retíralo con agua tibia. 

Máscara de Yogur

Basta con poner una cucharada de yogur natural mezclada con una cucharita de miel y un chorrito de zumo de limón y mezclarlo todo hasta que quede una masa compacta. A continuación, aplícatela en la cara y evita que toque tus ojos, ya que podrían irritarse. Relájate con la mascarilla puesta unos 45 minutos y aclara con agua templada. 

Máscara reafirmante

Licua un pepino maduro y mezcla el líquido con una clara de huevo y una cucharada de leche en polvo hasta lograr una masa espesa. A continuación, aplícate la mascarilla y deja reposar la masa durante media hora. Quítatela con agua tibia y aclárate después con agua fría. Notarás cómo desaparecen los puntos negros y se disimulan los poros. 

Máscara para cutis graso

Si sufres de una piel grasa, aquí tienes un remedio casero para paliarlo. Por un lado prepara un té con agua y laurel y deja que se enfríe. Por otra parte, bate una clara de huevo hasta el punto de nieve y añádele un tomate maduro, pelado y machacado, levadura de cerveza y dos cucharadas del té de laurel, que has preparado. Revuelve todo bien y aplícalo en aquellas zonas donde tu piel sea especialmente grasa: frente, pómulos, barbilla. Deja reposar durante un cuarto de hora y lávate el rostro con agua tibia. 

*Fuente: La Nueva España