Por: Camila Silva Madariaga (@espacioaguadeluz). Psicóloga infanto juvenil con diplomado en psicopatología del niño y el adolescente. Actualmente cursa diplomado relativo a Parentalidad, Apego y Desarrollo. En la actualidad se desempeña como psicoterapeuta en Espacio Terapéutico Agua de Luz.

El convertirse en madre trae consigo múltiples exigencias, no solo a nivel interno si no que el mundo demanda ser “la madre perfecta”, por lo que pensar en uno misma podría ser una declaración de egoísmo y contrario al estado de perfección que muestran los medios, los libros de crianza y los comentarios de nuestros cercanos. Pero, ¿esto será así?

En la consulta, dentro de las preguntas que les hago a las madres que llegan consultando con sus hijos, siempre dirijo algunas para evaluar si dedican tiempo así mismas, en general, me sorprende escuchar que dedican muy poco tiempo y siempre asociado a alguna responsabilidad. ¿Por qué? y aquí es donde me sorprendo más, la asociación de tener tiempo para ellas mismas esta sobre un cúmulo de emociones de culpa, el famoso “qué dirán de mí” o el rechazo total a esa experiencia con frases como “no lo necesito” o “es imposible”.

El tiempo dedicado a mi misma está estrechamente relacionado con la capacidad de cuidarme, de darme espacios exclusivos para mi misma, no es azaroso pensar que si no sé cuidar de mí misma, cómo podré hacerlo con otro. Desde este perspectiva es que aparece desde lo teórico el concepto de competencias parentales reflexivas, que además de ser una serie de prácticas que apoyan en desarrollar un rol de cuidado, protección y educación para los hij@s, también está asociado a la actitud y práctica, que como madre, le dedico a mi propio bienestar físico y mental. No incluir el autocuidado en el ejercicio de ser madre puede impactar en el desarrollo emocional de mis hij@s. Sí, no estas leyendo mal, dentro del ejercicio de la maternidad conectada está propuesto el “tiempo fuera”, desde una visión positiva ya que su propósito es lograr un mejor ser madre.

Te propongo algunas premisas para comenzar a incluir el tiempo fuera como una forma de ser una madre más conectada y que sea provechoso para ti misma y tus hij@s:

1.- Ponte en primer lugar: La idea es que dentro de la lista estés tú primero, desde una visión conectada y de cuidado a ti misma. No es que seas egoísta o que no quieras a tus hij@s, es simplemente estar coordinada con lo que sientes y necesitas.

2.- Mi bienestar emocional impacta al de mis hij@s: Desde esta premisa podemos observar claramente como el tiempo fuera puede ser una bomba de energía y conexión, ya sea meditando, leyendo, haciendo running o saliendo con las amigas, la actividad que te haga feliz cuenta como un punto para tu bienestar emocional.

3.- Hasta un ducha cuenta: Las madres de niños más pequeños tienen esta tarea un poco más difícil ya que hay un bebé de por medio, no obstante, el desarrollo de tiempo fuera es totalmente factible en el mismo hogar: una ducha relajante, prender velas, cocinar algo que te haga feliz, escuchar música, arreglarte y ponerte linda para ti. Solamente hace falta un poquito de creatividad.

4.- Mi pareja es un aliado: En el caso de que tengas pareja, es importante no descuidar la relación. Si bien al comienzo es comprensible que exista un distanciamiento, debemos paulatinamente incluir a ese tercero, nos puede ayudar en dar la seguridad para tomar mi tiempo fuera de manera relajada y confiar en que mi hij@ estará bien cuidado y protegido. Y por qué no, que también sea parte de mi tiempo fuera realizando alguna actividad placentera juntos.

La invitación es a incluir el tiempo fuera como parte del ejercicio de la marentalidad, no como una forma de evasión del rol materno, ni de dejar de lado la maternidad, si no más bien como un medio para darte tiempo para ti misma, de mostrar respeto por ti y tus hij@s, de ser una madre más feliz, a mantener relaciones saludables con tu familia y sobre todo, a cuidar de ti misma, ya que sabiéndolo hacer, podrás cuidar y proteger a tus hijos de manera sorprendente y ellos notarán la diferencia.