Ati

Por:@ati_nutrifitness

El fin de año se caracteriza por un sinfín de celebraciones en las que, en hay un exceso de alimentos a disposición y mucho alcohol. Si el consumo de estos, supone un superávit calórico en función del gasto energético de cada persona, por supuesto, puede provocar subidas de peso. Pero, si este es tu caso, ¿qué se hace después?

Aunque no existe la magia sí hay pasos fundamentales y necesarios. Vuelve a tu rutina, no te engañes haciendo dietas extremadamente restrictivas para compensar. Calma, retoma tus hábitos de alimentación saludable, equilibrada en combinación con un buen plan de entrenamiento, y si hasta ahora no lo hacías, probablemente sea un buen momento para comenzar, siguiendo estos simples puntos:

1. Ordénate: Con el desorden al comer perdemos la conciencia de cuánto y qué estamos comiendo, esto muchas veces puede hacernos subestimar o sobrestimar la cantidad de alimentos que consumimos. Intenta comer en los 4 horarios principales: Desayuno, almuerzo, colación de media tarde y cena.

2. Toma líquido: El agua hidrata y ayuda a eliminar desechos del organismo. Al mismo tiempo, es un aliado para controlar el apetito, ya que puede ayudarnos a sentir sensación de saciedad. Prefiere siempre agua.

3. Incluye siempre alimentos con proteínas: Carnes desgrasadas, pollo, pescados, lácteos, legumbres.

4. Prefiere lo natural, come frutas y verduras: Tienen un sinfín de propiedades que ayudarán a sentirte bien y más liviana. Además, tienen fibra, lo que regula el tránsito gastrointestinal que aporta aún más a tu sensación de bienestar.

5. Evita los azúcares refinados: No sobrecargues tu cuerpo y deja de lado el azúcar, dulces, chocolates, pasteles, bebidas gaseosas, néctar, entre otros.

6. Selecciona grasas saludables: Alimentos como palta, aceites vegetales, frutos secos y pescados grasos (atún, salmón y otros)

7. Planifica bien: A veces, puede ser un poco tedioso, pero planificar lo que comerás durante la semana es una buena estrategia para comenzar: Piensa en qué comerás, compra los alimentos indicados (no compres aquellas cosas que te tienten) prepara tu comida y llévala a tu trabajo si es posible. Si tienes poco tiempo, aprovecha el fin de semana para cocinar algunas cosas que puedas guardar en el refrigerador, así optimizas tus tiempos durante la semana.

8. ¡Muévete! Es importante que hagas ejercicio físico, si no has hecho ejercicio antes, busca alguna disciplina que disfrutes y que puedas mantener en el tiempo.