Sánchez, Vidal, Medel, Bravo. Cuenta la leyenda que de niños se les oía decir que algún día serían los campeones del mundo, y así fue. La adversidad de sus vidas no fue impedimento para salir adelante y sin duda los logros conseguidos por esta selección han sido históricos ¿Nacieron con esa mentalidad? ¿Alguien hizo un cambio en ellos? ¿Puede cualquier persona alcanzar la gloria como ellos?

Nuestra selección, hoy campeona de la Copa América y la Copa Centenario, se encuentra a la espera de disputar la final de la Copa Confederaciones, un premio a los triunfos obtenidos en los años anteriores, ¿pero pueden llegar a ser campeones del mundo? ¿De dónde nace su mentalidad ganadora? Y lo más importante, ¿puede cualquier chileno conseguir lo que quiera en la vida, cambiando sus pensamientos y enfocándolos en el triunfo como estos jóvenes?

El psicólogo e hipnoterapeuta José Luis Rojas (www.hipnosalud.cl), explica que todo este poder tiene que ver con una serie de paradigmas internos, porque el éxito o el fracaso dependen de lo que realmente crees, ya que una persona potencia lo que piensa y el pensamiento es energía pura que va creando tu futuro.

“La gente que es muy positiva, está convencido de que sí será campeón y el primero en lo que hace, porque siente que tiene todas las herramientas del mundo para poder lograrlo. En el caso de los jugadores de la selección, ellos traen en su ADN el triunfo y ni siquiera se cuestionan que puedan perder. Es una actitud mental y así como existe el cerebro gordo, también existe el cerebro pobre, el cerebro depresivo y, por el contrario, el cerebro rico, el cerebro alegre”, nos explica Rojas.

Para el especialista, una persona se forma mentalmente para triunfar y fracasar, y el fracaso es parte de lo de siempre, es lo más común, pero cuando aparecen personas como Vidal o Sánchez, que rompen el molde, “te das cuenta de que la mente puede funcionar de otra manera y hay millones de personas que lo logran. Ellos piensan en lo que quieren lograr, y la gente que, por ejemplo, tiene una crisis de pánico, piensa en todo momento en que la crisis no venga, que no venga, pero su cerebro sigue pensando en la crisis y la actitud correcta es pensar en salud, no en la crisis”.

De este modo, el inconsciente del ser humano no critica, no reclama, no cuestiona y por lo tanto la palabra “no”, no existe en el inconsciente y en consecuencia, se está predispuesto a alcanzar los logros.

“Hay gente que nace con la mentalidad ganadora, pero también se puede aprender. Ellos nacieron con ella, porque es muy difícil que, en el entorno en el que vivieron su primera infancia, encontraran los estímulos para cambiar esta mentalidad. Pudo existir quizás un entrenador o un evento específico que los hizo pensar las cosas de manera distinta. Hoy, piensan que serán campeones del mundo y ningún pensamiento tiene que ver con no serlo. Mientras uno más alto apunta, pero creyéndose el cuento, mueve las energías y se transforma en un decreto y las cosas funcionan”, afirma Rojas.

Pero para aquellos que no tienen esa mentalidad, la hipnosis sería una buena opción, porque todo estaría en un cambio de paradigma. “Si tú te crees gordo, puedes cambiar el paradigma a flaco, si eres pobre, lo cambias a rico, si eres muy enfermizo, lo cambias a sanidad. El paradigma está fijado en nuestro cerebro desde la primera infancia y podemos cambiarlo, pero requiere práctica, tiempo y tener credibilidad. La fe es tremenda, el creer ciegamente que algo va a pasar sin duda, y los jugadores así lo piensan y no tienen duda al respecto”.

¿Estás listo para romper el patrón?