Las semanas de la moda siguieron su curso a pesar de los cambios sufridos este año, y es que la moda, junto con deleitar a los amantes de las tendencias, es un reflejo de los tiempos, un espejo de la sociedad del momento. Por eso, en las recién pasadas Fashion weeks se intentó mostrar una mezcla de lo actual (con la confusión imperante como fue el caso de Nueva York) y ahora tocó el turno a Milán, donde se presenta una primavera/verano 2021 con intención, conciencia por las materias primas y las colecciones hombre y mujer más unificadas, elegancia dúctil y algo de magia creativa (puestas en escenas dramáticas e incluso marionetas como es el caso de Moschino, sumado a la variedad online).

Las claves a tener presente son claras, las prendas son las protagonistas más que los accesorios: Bloques de colores brillantes y pasteles, texturas livianas combinadas con brocatos, telas bordadas y seda, estampados coloridos, vestidos etéreos, formas femeninas y también funcionales como presentó Armani, siempre apostando a un futuro disfrutable, más allá de la pandemia.