Emilia Daiber sonríe cada vez que puede porque su simpatía es natural, además tiene una energía contagiosa que se nota en las pantallas. La periodista a cargo de las notas de La Mañana de Chilevisión se detuvo un momento para contarnos cómo llegó a las cámaras, su experiencia en ellas y con más de 22 mil seguidores en Instagram, da consejos sobre cómo ser una buena embajadora en las redes sociales.

¿De dónde nace el interés por la comunicaciones?

El interés las comunicaciones nace desde muy pequeñita, siempre me gustó todo lo que tuviera que ver con el lenguaje, desde el teatro hasta las aéreas de corte periodístico. Cuando salí de la Universidad dije, derecho es una buena carrera, a esa edad uno tiene más prejuicio entonces decidí eso pero me di cuenta que no tenía nada que ver conmigo, que yo quería una carrera que me tuviera cerca de las personas, donde pudiera estar siempre relacionándome. Hoy estoy más enamorada que nunca de eso porque la información es bidireccional, ya no es unidireccional entonces ya no hay esos discursos tan omnipotentes, siento que es compartida y eso hace que la comunicación se haya ampliado muchísimo.

¿Siempre quisiste trabajar en tv?

No, no siempre quise trabajar en la tele, pero me interesó desde la universidad con el ramo de Tv y pase de dejar mi pasión por la comunicación escrita a obsesionarme por la comunicación oral. Hice mi práctica en Prensa de canal 13 y fue duro, pero sirvió. Pero tuve que hacer un duelo porque siempre supe que habría que dejar de lado mis espacios privados, aunque tengo que decir eso era más un temor mío, un prejuicio porque uno siempre puede ir resguardándose.

¿Cómo fue el proceso y camino para llegar a conducir “La Juguera”?

Sí,  hubo un camino.  Partí en prensa cubriendo economía, luego el pollo Valdivia me llamo para que me fuera a “algo Personal”, y después me llamaron de tvn  para un programa que se llamaba Por Ti, que era de relaciones interpersonales para reparar y fortalecer afectos. También habían más proyectos en los que participé hasta que del canal nos dices que querían hacer un programa amigable, magazine, que entretenga las tardes de los fin de semana que no sea un presupuesto obsceno, y fue bacán, lo tengo muy guardada en el corazón.

¿ Por qué te fuiste de TVN?

me fui de La Juguera porque se acabó. Yo creo La Juguera funcionó como un piloto para tantear la parrilla programática de los fines de semana, entonces quisieron hacer, tal vez, un programa más grande involucrando otros rostros del canal, qué se yo. En ese momento me quedé sin proyectos, pero no me despidieron, entonces pedí que me echaran para no salir perjudicada y se portaron súper bien, vieron si habían más proyectos y como no los hubo, salí de una súper buena manera, recuerdo también eso con mucho cariño, además ya me estaban “pololeando” de Chilevisión.

¿Cómo ha sido la experiencia de estar en el matinal de Chilevisión?

El matinal de CHV ha sido increíble por varios motivos. lo primero porque siempre es bueno es conocer equipos nuevos y mejor aún si son amorosos, benevolentes y buena onda, muy generosos además para enseñarte un poco, así que estoy súper contenta porque además los horarios son bastante flexibles así que estoy feliz.

¿Algún otro proyecto para este 2018 aparte de “La Mañana”?

Puede que hayan proyectos, pero la verdad es que yo no puedo hablar de ninguno porque no se han concretado aún, todavía están en una fase más de piloto o conversaciones, no lo puedo comentar, pero tengo todas las ganas de que sí salgan otros programas. Lo que sí, hemos grabado para La Divina Comida, otro programa del canal y fue súper divertido, estoy enamorada de la gastronomía… otro de mis amores, las comunicaciones y ¡la comida!

¿Qué se siente que marcas te elijan como embajadora?

Es “bacán”, es bien especial porque si la marca te gusta y te hace sentido son increíble las relaciones que puedes generar. Segundo, vas aprendiendo a manejar los intercambios, vas viendo los productos que te gustan, los lugares, etc., y es rico cuando las marcas te van ofreciendo eso, es rico que te asocien con las cosas que efectivamente te gustan y te hacen sentido. Entonces es gratificante por un lado, pero también hay que ser súper consiente para ver qué es lo que uno elige.

Sabemos que te encuentras actualmente promoviendo el Summer Sunset del Mirador Alto Las Condes ¿De qué se trata este panorama veraniego?

Sí, efectivamente estuve en el summer sunset, hasta tarde eso si, por lo mismo, porque lo estábamos pasando demasiado bien. Son semanas, básicamente, dedicadas a distintos países que tienen relación con la cultura gastronómica, entonces el summer sunset del Mirador del Alto está con todo sus restaurantes (comida chilena, peruana, argentina etc..), invitando a las personas a que vayan a pasar las tardes de verano, a probar rica comida, ricos cokteles y a pasarlo bomba. A mi me tocó de la comida Argentina y me comí una Milanesa que ni les cuento…