fran     @franguevaraj

Pasa el tiempo y las marcas se comienzan a notar en el rostro. Arrugas o línea de expresión, la verdad da igual, estas “cicatrices de la vida” nos hacen recordar que los años pasan y no hay vuelta atrás y pienso: me siento más joven de la edad que tengo y quiero que mi cuerpo, rostro y piel reflejen lo mismo.

Me empieza a bajar la desesperación, veo a las niñitas de 20 y la verdad, para que les voy a mentir, ¡las envidio! Comen lo que quieren y no engordan, duermen con el maquillaje y al otro día tienen igual la piel de porcelana, se pueden acostar a las 5am si quieren, no importa, total al otro día dormirán hasta las tantas….

Pero después reflexiono y me doy cuenta que yo hacía lo mismo, que esa etapa de la vida ya pasó y que la disfruté al máximo. Esto no significa que esté entrando en la vejez ni nada por el estilo, creo que el acercarse a los 40 puede provocar esto, sobre todo en las mujeres. Aún soy joven y tengo la vida por delante, pero hay ciertos signos de la piel que me hacen recordar, diariamente, que por más que me sienta de 20, ya no los tengo.

Acá es donde viene el hacer algo al respecto o simplemente lamentarse. Para partir los cuidados diarios del rostro son primordiales para combatir el envejecimiento de la piel. Tal vez me di cuenta demasiado tarde de esto, pasado los 30. Está claro que me salté la etapa de prevención y ahora me preocupo más de atenuar y evitar nuevas arrugas.

Si alguna de menos de 30 años me está leyendo, por favor no esperes para empezar a tener una rutina diaria que incluya, limpieza, tónicos, sérum, cremas hidratantes y antiarrugas, de verdad que en un futuro lo agradecerás.

Hoy me aplico todo lo que está a mi alcance y me llegan cremas de regalo muy ricas, especiales para las arrugas. La línea que estoy probando ahora es la Physiolift de Eau Thermale Avene y me encanta, sobre todo la de contorno de ojos que uso en las noches, que tiene una textura muy rica. Me falta por probar de esta línea su rellenador de arrugas que, por lo que me han contado, es increíble.

Ahora pasemos al ítem alimentación. Ya no puedo comer cualquier cosa, mi metabolismo no es el mismo; ahora me preocupo más de alimentarme sanamente y de hacer ejercicio, lo que me ayuda al cuerpo y la mente. Aparte para qué vamos a andar con cosas, que nos digan que estamos flacas y tonificadas ¡es lo mejor!

Gracias a Dios, hoy existe mucha variedad de alimentos saludables. Desde platos de fondo hasta snacks, sólo basta investigar y encontraras lo que te gusta. Hasta puedes optar por empresas que te lleven tus 5 comidas del día en las porciones correctas para tu cuerpo, como Fitfood Chile y Master Fitfoods.

¡El sentirnos jóvenes está en nuestras manos, sólo tenemos que proponérnoslo!

 

 columnavejez-www-goldennature-es