Ayer nos levantamos en la mañana, prendimos el televisor y el ser racional que vive en uno simplemente no lo podía creer “¿Si Hillary Clinton no puede satisfacer a su esposo, qué la hace pensar que satisfará a EE.UU?”. Los dichos de hace unos meses de Donald Trump no se olvidan fácilmente. El magnate inmobiliario que hace algunos años fue caricaturizado como presidente de Estados Unidos en la serie americana “Los Simpson”, se hizo realidad.

¡Lo impensable! El reparto de escaños en la Cámara de Representantes y del Senado norteamericano fue de 290 vs 228. El mundo no lo podía creer… Donald Trump había logrado convertirse en el 45° presidente de Estados Unidos gracias a la combinación del voto rural y obrero blanco, arrebatándole a la candidata demócrata, Hillary Clinton, el sueño de llegar a la presidencia.

Con el paso de las horas, los principales medios del mundo mostraron en sus portadas las reacciones frente al nuevo presidente electo. Reforma, México: “A temblar”; Newsru.com, Rusia: “Fuck Donald Trump: Los estadounidenses salieron a las protestas por los resultados de las elecciones”; The New York Times, Estados Unidos: “Trump triumphs”; The Wall Street Journal, Estados Unidos: “Presidente Trump: Explosión populista lleva a los republicanos a una victoria inesperada”; El País, España: “EE.UU. caen en manos del populismo agresivo de Trump”; La Vanguardia, España: “Trump levanta el muro”; The Daily Telegraph, Australia: “God save America”, por nombrar algunos.

Su elección no deja de generar controversia. Play Ground, medio de comunicación de noticias y actualidad, con más de 65.500 visitas uno de sus videos decía: “no tiene ninguna experiencia política, construirá un muro xenófobo, se mofa de los discapacitados, deportará a millones de personas, prohibirá inmigración desde países musulmanes, afirma que el cambio climático es un engaño de los chinos, bajará los impuestos a los que más tienen, ha sido acusado varias veces de acoso sexual, ha evadido impuestos como empresario, dice que México envía criminales y violadores, y defiende la tortura con waterboarding. ‘El mejor país del mundo’ ha elegido presidente…”.

Las redes sociales no se quedaron atrás y ardió Facebook. “CTM, sucedió lo impensable”; “no lo puedo creer. No lo puedo entender”; “Inacreditável”; “America, you are so much more racist and misogynistic than I’d ever imagined”; “Trump encarna la esencia de un país egocéntrico, que valora el éxito económico, la atención desmedida, la ostentación, pero sobre todo la estupidez”; “una solución latinoamericana para los problemas del mundo desarrollado”. Pero hay quienes se lo toman con un poco más de humor. “Si Trump gana me voy del país. No es un post político, yo solo quiero viajar”.

Marc Bassets periodista y corresponsal en Washington de www.elpais.com escribió en su columna, “el mundo esperaba ver a la primera mujer en la presidencia de EE.UU., después de tener a un presidente afroamericano. Ocurrió lo inesperado. Los votantes eligieron a un demagogo, un hombre que ha reavivado algunas de las tradiciones más oscuras del país, que ha colocado en el centro del discurso político el insulto y la descalificación, un admirador de Vladímir Putin que amaga con reformular las alianzas internacionales de EE.UU. y lanzar un desafío al vecino del sur, México”.

La futura entrada de Trump al gobierno americano –debiendo jurar el cargo el 20 de enero de 2017-, también dejó a su paso el desconcierto de los especialistas en sondeos, las cancillerías occidentales y los mercados financieros globales. La bolsa asiática experimentó una baja, cerrando la bolsa de Tokio con el índice Nikkei con una caída de 5,36%, mientras que en Europa las pérdidas comenzaron con más de 3%, aunque con el pasar de las horas aminoraron el pesimismo: Madrid baja 1,99%, Francia 1,05%, Alemania 0,66% y Londres 0,17%.

En nuestro país, la Bolsa de Comercio de Santiago ayer perdió cerca de 1% en las primeras operaciones, mientras que el cobre se disparó en un 5,77%, llegando a los US$2,41992, la cifra más alta desde el 12 de octubre de 2015.

¿Al pueblo pan y circo? ¿Un loco a cargo del manicomio? Recordemos los dichos del pacifista indio Mahatma Gandhi, “si hay un idiota en el poder, es porque quienes lo eligieron están bien representados”. Para el corresponsal de www.elpais.es, “los estadounidenses querían probar algo distinto, y en un año de cambio, después de ocho con un demócrata en la Casa Blanca, no había candidato más nuevo que Donald Trump (…) No importaron sus salidas de tono constante, ni sus mentiras, ni sus ofensas a los excombatientes, ni sus declaraciones machistas. No importó que EE.UU. tuviese un presidente popular del mismo partido demócrata, ni que la economía hubiese crecido a ritmo sostenido en los últimos años y el desempleo se hubiese reducido a niveles de plena ocupación”, concluye.