En política internacional el foco está puesta en la reunión de los G20, que se llevará a cabo este fin de semana en Argentina. Este foro de políticas económicas, que partió con el fin de mantener la multilateralidad en el apoyo y consenso entre las grandes economías, hoy encuentra a sus miembros con importantes tensiones por lo que tanto los mercados como el mundo político están expectantes del comienzo de la nueva cita y su desarrollo.

El grupo lo conforman los 19 países industrializados y emergentes más relevantes de los continentes (Argentina, Australia, Brasil, China, Alemania, Francia, Gran Bretaña, India, Indonesia, Italia, Japón, Canadá, México, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Corea del Sur, Turquía, Estados Unidos) y la UE. En total, representan aproximadamente dos tercios de la población y más del 80 por ciento del rendimiento económico mundial.

La gran tensión para esta fecha, con cita en Buenos Aires, según el vocero argentino se ven en varios temas: la idea de mercados abiertos versus proteccionismo, la lucha contra el cambio climático (donde  EE.UU.  dejó el Acuerdo de París); la guerra comercial entre China y EE.UU., sumada a la disputa en torno al acero; las migraciones y los refugiados y el rol de las naciones receptoras; y la relevancia de las empresas del Estado, según declaró pedro Villagra al medio France24.

Pero al constante rechazo de Trump a la colaboración entre los países y sus consecuencias, que atentan contra el multilateralismo que es el foco de este grupo, también se suman las tensiones generadas por la presencia de Mohammed Bin Salmán, príncipe heredero de Arabia Saudita, mencionado altamente en la prensa por ser el foco de haber dado la orden de matar al periodista Jamal Khashoggi en el consulado de su país en Turquía, lo que causó una crisis diplomática multilateral.Según la agencia AFP es factible que Bin Salmán se reúna con el presidente de Turquía, Racep Tayyip Erdogan, en Argentina.

A lo anterior, se le debe agregar la situación del Brexit de UK, que también genera ruido a la hora de hablar de cooperación entre potencias.

¿Qué se espera de esta cumbre?

Los analistas son bastantes escépticos a la hora de dar una veredicto categórico ya que las partes involucradas no han dado señales sobre intenciones de acuerdo en los temas sensibles, por lo que la especulación es grande.

Por lo tanto, todos los medios apuntan a la espera y a que post cumbre, se tenga, finalmente, claridad sobre cuál será la política arancelaria de Trump hacia China y sobre las acciones de su par Xi Jinping. Como también se esperan luces sobre cuál será el nuevo ordenamiento que tome la política internacional en general, ya que las potencias a la fecha han mantenido posturas más bien contrarias respecto de los pasos a seguir en los acuerdos vigentes y los subtemas a revisión. Para esta cumbre en particular, la opinión es que en ella convergen varias incertidumbres y que por eso el mundo está atento no solo a las económicas, sino también en términos diplomáticos.