No se trata de recetas mágicas ni de brujerías, sino de saber hacerle caso a nuestra intuición y de llevar a cabo pequeñas tareas que efectivamente le hacen bien a nuestro entorno íntimo y mantienen nuestra energía vital vibrando en orden. ¿Sabrías cómo hacerlo?

Desde la sabiduría popular se pueden rescatar varios puntos para limpiar nuestra energía vibratoria y elevarla, pero también muchas de ellas tienen el respaldo de la psicología y de estudios de neurociencia aplicada. Esas son precisamente las que te animamos a practicar.

1-Abre espacio a tu intuición: la intuición no es más que un saber instintivo basado sobre nuestra propia experiencia y observación, se trata de mensajes captados entre las señales sutiles que la razón no siempre alcanza a codificar: gestos, actitudes, tonos de voz, miradas, entornos, etc.. Abrirle espacio a la observación consciente hará que nuestra intuición esté despierta y nos pueda alejar de personas o situaciones negativas. Las “corazonadas” no son algo esotérico, sino simplemente información que está siendo usada en nuestro favor, aprendamos a escucharla.

2-Permite que la luz entre en tu hogar: nuestros lugares favoritos no pueden estar en la penumbra, es necesario para que nuestra energía despierte, recargarnos de luz. Por eso, si estás pensando en alguna remodelación estructural, o simplemente en un cambio de decoración de tus ambientes, haz que sean luminosos y elige gamas de colores claros, verás como los pensamientos e ideas empiezan a fluir desde lo positivo.

3-Orden y limpieza: No es necesario que te vuelvas loca, pero sí es necesario, aprovechando el cambio de estación, que mantengas el orden de tus espacios y lo que te rodea limpio. ¿El escritorio necesita un poco de atención?, ¿las carteras?, ¿la ropa? permite que las buenas vibras fluyan y elimina todo eso que ya no usas ni quieres seguir manteniendo. Date la oportunidad de tener más espacio y de pasada sentirás más tranquilidad.

4-Verde Natural: está comprobado que el contacto con la naturaleza o, simplemente tener plantas vivas en nuestro entorno, aumenta nuestra creatividad. La vida se potencia con más vida, por lo tanto procura que tu ambiente cotidiano te permita ver y estar en contacto con la naturaleza en la medida de lo posible para que nuestra mente también tenga el espacio de libertad que requiere liberar presiones ambientales y avance.

5-Aprende a bloquear no con una sonrisa: Si simplemente no te entusiasma la compañía de alguien en particular, aprende a prescindir de ella sin necesidad de inventar excusas o parecer enojada, no alteres tu energía activa por alguien que no aporta más que negatividad. Con la mejor de tus sonrisas simplemente di que no puedes, o, si es inevitable su presencia, bloquea su vibración sonriendo y no sintonizando con su baja frecuencia, ni en actitud, ni en la conversación, no te hagas cargo de arreglarle el mundo ni permitas que estropee el tuyo. Evita el desgaste que significa arrastrar las malas vibras ajenas y verás como el día te parece más liviano.

6- Genera un ritual de limpieza/recarga diaria: ya sea por la noche o por la mañana, está ampliamente recomendado por los expertos, como medida anti stress y renovadora de vibras positivas, que dediques un momento para el silencio mental, puede que sean los minutos antes de dormir disfrutando de una taza de tu infusión favorita o incluso levantarte más temprano solo para escuchar los sonidos del amanecer, pero lo importante es que te des un momento “ritual” simple y cotidiano para “apagar” el mundo, las tareas, las listas mentales, las opiniones ajenas, los negativos de siempre y la autocrítica, apagar TODO y nutrirte rescatando lo positivo, tu respiración y el silencio. Así, partirás el día con una hermosa página lista para ser escrita o terminarás la jornada con una sensación de calma y paz personal.