Porque los electrodomésticos son una inversión en el diseño de nuestra casa, quisimos que un experto nos diera las claves tanto para saber elegir de manera conveniente, como para mantener nuestro refrigerador en el mejor estado. Para esto conversamos con la Product Manager de la marca Libero, Dagmar Kühn, quien nos dio los siguientes consejos:

¿Cómo saber cuánta energía gastan (cuánto es un parámetro positivo)?

Toda la información relacionada con el gasto de energía de un refrigerador y también de un freezer se encuentra en la etiqueta de eficiencia energética que por ley deben llevar estos productos. Aquí, lo importante es fijarse en la clasificación que tiene, es decir, la letra que aparece en la etiqueta de eficiencia energética. Un parámetro positivo es que el producto tenga al menos A+. La diferencia en gasto entre un producto con una eficiencia de A y uno con eficiencia de A+ es significativa y así con todas las letras. Por ejemplo, la eficiencia energética de A+ del Freezer horizontal Libero LFH-100 de 100 litros, permite ahorrar $90.900 en energía vs. un producto equivalente pero menos eficiente (con Eficiencia Energética B).

¿Cuál es la nueva tecnología versus la clásica?

En el caso de los freezers horizontales la nueva tecnología es la Triple Función. Esta permite seleccionar y elegir si sólo conservar alimentos o bebidas (función de refrigerado), o bien congelarlos, pero también permite elegir entre el Congelado Suave vs. el Ultracongelado. Esto es importante porque no todos los alimentos requieren el mismo nivel de temperatura para preservar sus propiedades, por un lado, y optimizar el consumo de energía, por el otro. Es así como cuando se congelan verduras a temperaturas muy bajas por un tiempo demasiado prolongado, éstas se “queman”; por lo tanto, en este caso es preferible seleccionar el nivel de “Congelado Suave”, que además consume menos energía. En cambio, las carnes requieren siempre niveles de temperatura más fríos y por lo tanto es recomendable el Ultracongelado”. Al congelar, la diferencia en el consumo es significativa: por cada grado adicional de diferencia entre la temperatura exterior e interior del freezer, hay un 6% de consumo de energía. Es decir, mantener la temperatura al interior del freezer un grado más baja, requiere de un consumo energético un 6% mayor. Por lo tanto, lo ideal es seguir la regla: “lo suficientemente frío (para mantener los alimentos en condiciones óptimas) pero no demasiado (para cuidar el consumo de energía)”.

¿Novedades en tamaños y diseños? En algún momento fue el hielo y el agua con dos puertas, ¿ahora cuál es la tendencia?

La tendencia en cuanto a tipo de refrigerador, tradicionalmente el freezer del refrigerador se encontraba en la parte superior, pero actualmente el consumidor chileno está prefiriendo el refrigerador tipo Bottom Freezer que lo tiene en la parte inferior. Esto se debe a que este formato ofrece múltiples ventajas, tales como incorporar un freezer de gran capacidad con cajones en los cuales se puede almacenar la comida en forma más organizada, y el tener la parte del refrigerador, que es la que más se usa, a la altura de los ojos. Otra novedad es el regreso de los diseños Retro en Frigobares y Refrigeradores.

¡Los cuidados básicos para que duren una eternidad!, o lo más posible…

Las siguientes son las 7 recomendaciones para la correcta mantención de refrigeradores:

1.- Chequee regularmente los burletes (sellos) ya que son los que evitan que el aire frío salga del aparato. Si no están en buenas condiciones el refrigerador deberá funcionar más de lo necesario, lo cual además implica una pérdida de energía. Los burletes deben estar libres de restos de comida y sellar correctamente. Por lo tanto, se recomienda limpiarlos con regularidad. Su capacidad de sellado se puede comprobar colocando un billete de tal forma que la mitad quede hacia adentro y la otra hacia afuera del equipo. Si el billete no mantiene en su posición cuando está la puerta cerrada o es muy fácil quitarlo, es recomendable hacer revisar el sello por un técnico.

2.- Limpie el serpentín del refrigerador que está en la parte posterior del refrigerador, ya que, si está cubierto de polvo, el refrigerador no puede funcionar eficientemente, trabaja más forzado acortando su vida útil. Para ello, desenchufe el refrigerador y pase la aspiradora con el accesorio de escobilla por el serpentín.

3.- Limpie regularmente el interior del refrigerador, pero nunca use limpiadores agresivos ni abrasivos ya que esto puede dañar las superficies.

4.- Si su refrigerador no tiene descongelamiento automático, se recomienda descongelarlo regularmente (a más tardar cuando se haya formado una capa de hielo de alrededor de 1cm. ya que ésta afecta el funcionamiento eficiente del refrigerador). Para ello coloque el termostato en la posición de apagado, desenchufe el equipo y espere a que se derrita el hielo. Luego seque con un trapo suave el exceso de agua, vuelva a enchufar el aparato y coloque el termostato en el nivel de temperatura deseado.

5.- Chequee que su refrigerador esté nivelado ya que, si no lo está, las puertas no cerrarán correctamente provocando una pérdida de frío que ocasiona mayor trabajo del motor.

6.- Si su refrigerador tiene dispensador de agua o de hielo, es posible que tenga un filtro que deba ser cambiado. En este caso se recomienda hacer el cambio cada seis meses para asegurar no sólo su correcto funcionamiento sino también agua y hielo limpios.

7.- Abra la puerta del refrigerador la menor cantidad de veces posible, ya que cada vez que lo hace, hay una pérdida de frío y el equipo debe trabajar para recuperarlo.

Los 4 errores más comunes a evitar

1.- Pensar que un refrigerador vacío gasta menos energía que uno lleno. El hecho es que los alimentos y bebidas almacenan mejor el frío que el aire, y además absorben el aire caliente que entra al refrigerador cuando éste se abre, por lo que un refrigerador lleno es más eficiente; incluso si para llenarlo se refrigeran botellas con agua. Lo mismo vale para los freezers. Si se corta la electricidad, la temperatura al interior de un freezer lleno se mantiene por unas 48 horas, mientras que en uno vacío se mantiene sólo durante 24.

2.- No reconocer señales de que el refrigerador puede no estar funcionando correctamente, tales como bebidas no tan frías como solían estar, helado más suave de lo usual, cubos de hielo derretidos o pegados entre sí, agua alrededor del aparato.

3.- Obstruir los ductos de ventilación que se encuentran en el compartimiento del refrigerador y en el freezer. Esto impide que aire frío circule por todo el interior y que el frío llegue a todos los rincones.

4.- Poner el termostato en un nivel de temperatura demasiado alto o demasiado bajo. En general, el funcionamiento más eficiente es fijándolo en un nivel de temperatura medio.