Todo tiene su momento y si crees que el de pedir un aumento ha llegado, te damos algunos consejos, porque según la evidencia registrada por el Wall Street Jounal en 2014,  los hombres son un 10% aprox. más proactivos que las mujeres para hablar con sus superiores al respecto. Además, en el último informe de la OCDE, que fue en 2015, se anunció que en Chile la diferencia salarial entre hombres y mujeres es de un 14% menor en las mujeres respecto de un mismo cargo, lo que ha significado que más de nosotras se atrevan a pedir aumentos en sus trabajos.

Tomando este contexto en cuenta quisimos hacer un recuento de los mejores tips para hacer este requerimiento de forma efectiva y segura. A continuación 5 consejos que te pueden ayudar para armarte de valor y confianza según el sitio theeverygirl.com.

1- ¿Realmente lo mereces?  Esta es la primera pregunta que debes responder, porque más allá de nuestra expectativa, debemos tener claro el terreno en que nos hemos desenvuelto. ¿Hemos avanzado en las metas y hecho crecer nuestra área? ¿Hemos ido más allá de lo esperado? Si en la última reunión nuestro superior hizo comentarios sobre algún tema a mejorar, ¿Lo hemos hecho? Es fundamental tener esto claro para que nuestros argumentos tengan un respaldo concreto.

2- Analiza la situación. Este es el segundo paso antes de animarte a pedir una hora para conversar con tu jefe, debes absolutamente, analizar el contexto tanto de la situación de la empresa, como la de tu superior. ¿Lo ha hecho bien en su rol como para que aprueben un aumento en su área? ¿En qué fase está la compañía? ¿Es un momento favorable? La idea es que encuentres un momento donde la atención pueda estar netamente en tu requerimiento y no en algún problema mayor que haga que no seas escuchada.

Además, recuerda que debes pedir un monto específico. Sobre eso te puedes informar en relación a tus colegas en el mercado, normalmente un aumento basado en méritos va entre 1-5%, pero más allá si esa cifra te hace sentido o no, lo importante es que pidas algo realista y serio.

3-Agenda una reunión. Si estás determinada a pedir un aumento, no caigas en la conversación de pasillo, sé directa y no pierdas la seriedad, escríbele a tu jefe un correo donde expreses clara y sencillamente el motivo de la reunión. La sugerencia es que le escribas que quieres conversar sobre tu posición actual, tu desempeño y sobre tu futuro en la empresa y dale algunas opciones de fechas para que te diga cuándo le acomoda según su agenda. Sé siempre cortés y amable.

4-Llega preparada. El porqué mereces ese aumento es algo que debes saber responder, recuerda que tu jefe no está en tus zapatos todos los días por lo que deberás exponer tu situación de la forma más clara y directa posible porque, normalmente, esas cosas tan evidentes a las que tu apelas, pueden no serlo para tu superior. Prepara algunos ejemplos que hablen de lo especial y fuera del standard de tu trabajo. ¿Algún proyecto que hayas realizado sola y que haya sido exitoso? ¿Alguna campaña? ¿Soluciones? Demuestra cuánto mereces este aumento.

5- Actúa con confianza en ti misma. Mantén la mirada, sé respetuosa y decidida, expón con calma tu situación y no dudes de tu postura, tienes los argumentos y te has preparado para esta reunión así que aprovecha tu tiempo. Evita cualquier tic que delate tus nervios, respira hondo antes de entrar y no sientas miedo, lo peor que puede pasar es que te digan que no es el momento, pero entonces tu habrás dejado claro tu punto y necesidades y además, la reunión te habrá servido para tener mayor claridad y feedback de qué es lo que necesitas para lograr tu objetivo lo más pronto posible.