Hace un par de años surgió la idea de potenciar los tonos grisáseos en las cabelleras de tendencia y hoy, vuelven a hacer aparición, pero esta vez, lo hacen de una forma más amable y versátil, se trata del smoky blonde que está marcando la pauta.

Por supuesto, el cabello natural siempre es una excelente opción, sobre todo si tienes un lindo corte y tu pelo bien cuidado, pero si tienes ganas de hacer un cambio, aquí te damos algunos consejos para estar actualizada tu look, según lo visto en la haute coiffure internacional.

Olvídate de las bandas de color: si quieres hacer que tu pelo juegue con las tonalidades, hazlo con la técnica que más te guste, pero ten presente que la tendencia va hacia lograr degradados suaves y reflejos que den vitalidad y naturalidad, no exageres los contrastes con mechas muy marcadas o bloques de color.

Tonos cenizos: aquí destacamos el Smoky Blonde como el rey del momento, la tendencia es hacia los rubios que tiran hacia los cenizos y si quieres algo más drámático, los platinados, pero todo dentro del punto anterior, la idea es lograr movimiento, profundidad y simplicidad en el look. La versatilidad de la tendencia es que es aplicable a todos los colores, no es necesario que seas rubia de base, esta tendencia aplica también para las morenas y castañas que quieran toques de luz y actualidad, lo que nos lleva al siguiente consejo.

Conserva tu raíz natural: sin importar tu color de base, puedes hacer un update a tu melena si dejas tu raíz natural y en los largos aplicas el mismo color, pero en su versión ceniza y luego, en las puntas o focos de luz, al menos dos tonos más claro del de base también en versión smoky, de esta forma lograrás un degradado «natural» para tu tono de cabello, aunque no seas rubia.