Constanza Cristi Recabarren, Nutricionista U. Mayor. Diplomado Nutrición Clínica Universidad Católica

La enfermedad celíaca es una enfermedad digestiva que afecta el intestino delgado y altera la absorción de ciertas vitaminas y minerales. Las personas que padecen esta enfermedad no toleran el gluten, la proteína que se encuentra en los cereales (trigo, avena, cebada y centeno), debido a que provoca una respuesta del sistema inmune, produciendo daño de las paredes intestinales, específicamente a las vellosidades que permiten la absorción de los alimentos.

En personas celíacas estas vellosidades se atrofian y si eso no se detecta a tiempo puede conllevar a malnutrición por el déficit de nutrientes. Los síntomas de la enfermedad celiaca pueden ser diversos entre estos:
-Hinchazón o inflamación del abdomen
-Diarrea crónica
-Constipación o estreñimiento
-Nauseas
-Deposiciones grasosas y con mal olor
-Vómitos

Casos mas graves:
-Daños en el esmalte dental
-Pubertad tardía
-Retraso de crecimiento
-Perdida de peso

¿Sólo con los síntomas puedo saber si realmente soy celiaco?

Esa es una creencia frecuente y la la respuesta es categórica: NO. Es muy importante hacer el diagnóstico en exámenes de sangre en el cual se miden los anticuerpos llamados antitransglutaminasa, antiendomisio y la inmunoglobulina sérica A, también se piden biopsia intestinal y algunos otros exámenes que tu médico debe solicitar, y una vez que se confirma el diagnóstico de enfermedad celíaca, se debe llevar una dieta libre de gluten de por vida. Es fundamental el examen ya que está en juego no solamente un malestar estomacal, sino los niveles de absorción de nutrientes y por ende un sistema de alimentación específico según las deficiencias de cada persona.

Hace algunos años atrás, ser celíaco era un real problema por la limitación de alimentos o incluso porque los productos certificados eran muy costosos, actualmente, se encuentra una amplia gama de opciones aptas para celíacos que son de más fácil acceso.

Es muy importante tener en consideración que el consumo, ya sea mínimo de gluten de forma voluntaria o involuntaria causará daño en las vellosidades intestinales. Es por eso que es fundamental leer las etiquetas de los productos y asegurarse que se encuentren certificados como libres de gluten, porque muchas veces puede que en las líneas de producción se hayan contaminado.

Los alimentos que contienen gluten son los cereales como: pastas, masas, harinas de trigo, avena y otros alimentos que puedan estar contaminados.

Por otro lado las carnes, pescados, frutas, verduras, arroz y papas no contienen gluten. También se puede consumir pan y pastas que sean preparados con harinas alternativas como por ejemplo harina de quínoa, de arroz, de garbanzos, de maíz, trigo sarraceno, amaranto, etc. Pero siempre deben fijarse en la certificación de los productos.

Recientemente, se ha visto que las personas celíacas sí pueden consumir avena, siempre y cuando no entre en contacto con el gluten por contaminación cruzada con otros alimentos de la línea de producción, de todos modos, esto hay que verlo caso a caso.

Consejos prácticos:

* Investiga que alimentos puedes consumir.

* Aprende nuevas recetas libres de gluten.

* Si vas a comer a un restaurant pregunta si cuentan con alguna reparación libre de gluten.

* Lee los ingredientes y busca el sello de la certificación “libre de gluten”

* Si quieres saber que alimentos cuentan con la certificación puedes ver el listado de productos que venden en Chile en la pagina www.convivir.cl