Algunos ruidos en la mandíbula suelen ser muy comunes y la mayoría sólo necesitan control con el dentista. Pero existe una gran cantidad de personas que presentan dolor y sonidos que pueden indicar algo más complejo, por lo que doctores especifican en qué circunstancias se debe acudir a un experto.

La sensación de que tu mandíbula se desencaja cada vez que bostezas o la incomodidad ante el ruido que hace cuando comes son algunas de las razones más frecuentes por las que pacientes asisten a control. Dentro de la articulación de la mandíbula, existe un disco de cartílago cuya función es evitar el roce entre los huesos que conforman esta (cráneo y mandíbula). Cuando ambos se desajustan, se presenta dolor y/o ruido.

Ante el desacoplo de las estructuras, el disco comienza a perder forma y posición dentro de la articulación. “Esto puede comenzar como un chasquido, también conocido como clic articular, y progresar hasta alcanzar una sensación de arena o vidrio molido cerca del oído cada vez que se abre o mueve la boca”, afirma Rodrigo Silva, cirujano dentista y director clínico del Centro Nacional de Bruxismo.

La necesidad de tratamientos de los ruidos van a depender de dos factores: el dolor y el tipo de ruido. Silva señala que generalmente cuando se presenta dolor en el área cercana al oído, el que puede aumentar al abrir o cerrar la boca, es necesario realizar un tratamiento para desinflamar esa zona. “Si no se realiza nada, esa inflamación hace que los músculos que están cercanos a la articulación comiencen a tensionarse y generen dolor por contractura”, agrega.

En el caso de los ruidos, cuando se presenta como un click que aparece esporádicamente al comer o al abrir la boca, no es necesario un tratamiento, sólo se indica control y algunos ejercicios que permitan que éste no siga avanzando. Pero si ese sonido está acompañado de dificultad para mover la boca, o una sensación de que se “desencaja la mandíbula” se debe consultar con el especialista, ya que esto puede significar un avance del desajuste el disco de la articulación y una delimitación de la movilidad mandibular.

“Si siente un ruido de arena o de vidrio molido al mover la boca, es necesario acudir a un especialista, ya que este ruido es indicativo de las superficies de los huesos de la articulación están rozando una contra la otra, produciendo daños y desgaste de la articulación, lo que es conocido como Osteoartrosis de la Articulación Temporomandibular”, explica Silva.

Si presentas alguno de estos síntomas, debes acudir a una evaluación con un especialista en trastornos temporomandibulares y dolor orofacial. “Es importante saber por qué se producen esas molestias, ya que si no se tratan a tiempo, pueden traer graves consecuencias”, concluye el dentista del Centro Nacional de Bruxismo.