Ni duraznos, ni melones, ni sandías (por nombrar algunos). La realidad es que en nuestro país la variedad de frutas disminuye considerablemente durante los meses fríos. Pese a esto, no es excusa para dejar de consumir este maravilloso grupo de alimentos.

Hablamos con nuestra nutricionista Stampa Carolina Pye de Clínica El Bosque, la que nos entregó un listado de razones del por qué debemos seguir comiendo frutas en esta época:

  1. Las peras y manzanas destacan nutricionalmente por contener pectina, fibra soluble que contribuye a disminuir el colesterol plasmático y a regular la glicemia.
  2. Prácticamente ambas frutas no tienen grasas.
  3. Contienen una buena dosis de flavonoides, antioxidantes que previenen muchas enfermedades.
  4. También aportan potasio, mineral esencial para regular la presión sanguínea, la función nerviosa y cerebral de nuestro organismo.

Para Carolina “uno es lo que come, y comer fruta es ser sano”. ¿Cómo comerlas? “Enteras, picadas, peladas o con piel, crudas o cocidas, ¡pero come!”. Eso sí, debes tener en cuenta que cuando las consumimos cocidas y peladas, disminuye la cantidad de vitaminas y fibra, “pero sigue siendo una opción saludable”, nos explica Pye.

Otra de las frutas de temporada son las naranjas. Es sabido que este cítrico contiene una alta cantidad de vitamina C, ¿pero sabes cuánta? La nutricionista nos explica que solo una naranja de 120 gr aporta la cantidad de Vitamina C que necesitas durante el día. Sí, ¡solo una!

La vitamina C es un potente antioxidante y hay situaciones en las que se debiera consumir mayores cantidades de naranjas u otras frutas fuentes de esta vitamina:

  • Periodos de estrés en el trabajo, estudios, entre otros.
  • Cuando se realiza ejercicio físico de forma permanente y/o intensa.
  • Si eres fumador activo o pasivo.
  • En periodos de enfermedad o fiebre.
  • Si vives en lugares o zonas contaminadas.
  • Si quieres aliviar los síntomas de un resfrío.

¡La recomendación principal es comer fruta siempre!